Rescatan a dos tucanes reales

Baja California.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), identificó dos ejemplares de Tucán Real o pecho asufrado que tres personan tenían en posesión ilegal.

La colaboración se dio  junto con la Agencia Cuarta Investigadora de la Delegación de la Procuraduría General República (PGR), luego de que un agente del Ministerio Público Federal (MPF) informó a la Delegación de la PROFEPA en la entidad sobre la detención, por parte de la Policía Federal, de un vehículo tipo Vagoneta color café modelo 1994 con placas de circulación 3HSY859 de California, Estados Unidos, que circulaba en el tramo carretero Tecate-Tijuana.

Elementos de la Policía Federal descubrieron en el asiento trasero del vehículo una caja de cartón que contenía dos aves de la especie Tucán Real; los tripulantes de la camioneta no presentaron la documentación que amparara la legal procedencia de dichos ejemplares, por lo que se les puso a disposición del MPF. 

Posteriormente, el MPF solicitó apoyo del personal de la PROFEPA para que se realizara el peritaje correspondiente de los ejemplares de vida silvestre. 

Una vez concluido el Dictamen Técnico Pericial, se constató que las dos aves de nombre común “Tucán verde”, pertenecen a la especie Ramphastos sulfuratus, la cual se encuentra enlistada en la NOM-059-SEMARNAT-2010 bajo la categoría de Amenazada (A).

Asimismo, dicha especie se encuentra protegida por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)”,  anexo II.

Inspectores federales de la PROFEPA determinaron que las aves se encontraban en aparente buen estado de salud y recomendaron al MPF quedaran bajo resguardo de la Unidad de Manejo Vida Silvestre (UMA) “Parque Zoológico de Tijuana”, en donde se cuenta con las instalaciones adecuadas para el cuidado y la atención médica especializada para ambos ejemplares.

El artículo 420 fracción IV del Código Penal Federal establece que el tráfico ilegal de ejemplares es un delito que se castiga con pena de 1 a 9 años de prisión y por el equivalente de 300 a 3 mil días de multa.

Con estas acciones coordinadas, la PROFEPA continúa dando frente al combate del tráfico y aprovechamiento ilegal de ejemplares, partes y derivados de especies de vida silvestre, con el fin de garantizar la protección y conservación de la biodiversidad de México.