Fuga de petroleo contamina río de EU

MONTANA – Una tubería de ExxonMobil que corre debajo del río Yellowstone en Montana se rompió y dejó escapar cientos de barriles de petróleo a las aguas, informaron autoridades el sábado.

 
La fuga dejó una columna de 40 kilómetros (25 millas) que ensució la orilla del río y obligó a municipios y a distritos de irrigación río abajo a cerrar las tomas de agua.
 
La ruptura cerca de Billings, en la región centro-sur de Montana, provocó la evacuación temporal de cientos de habitantes a lo largo de una extensión de 32 kilómetros (20 millas).
 
Los equipos de limpieza desplegaron grúas y material absorbente mientras la mancha avanzaba río abajo a una velocidad estimada de entre 8 y 11 kilómetros por hora (5 a 7 millas por hora).
 
El río no cuenta con diques en su recorrido para converger con el río Missouri, cruzando la frontera de Montana en Dakota del Norte.
 
"Las partes responsables restaurarán el río Yellowstone", dijo el gobernador de Montana, Brian Schweitzer.
 
Pam Malek, vocera de ExxonMobil, dijo que se filtraron de la tubería entre 750 y  mil barriles de petróleo durante aproximadamente media hora antes de que fuera cerrada. Otro funcionario de la empresa calculó que se escaparon hasta 42 mil galones de crudo.
 
Duane Winslow, director de los servicios de emergencia y desastres del Condado de Yellowstone, dijo que la columna se disipaba al avanzar río abajo.
 
"Sólo seguimos a la espera de que la columna siga avanzando mientras Exxon decide cómo acorralar a este monstruo", comentó Winslow.
 
"El momento no pudo ser peor", dijo Steve Knecht, jefe de operaciones del servicio de desastres y emergencia de Montana.
 
Brent Peters, jefe del Departamento de Bomberos de la ciudad de Laurel, a unos 19 kilómetros (12 millas) al oeste de Billings, informó que la ruptura de la tubería de 12 pulgadas de diámetro sucedió el viernes en la noche aproximadamente a un kilómetro y medio (una milla) al sur de Laurel. Agregó que el sábado cerca de 140 personas del área de Laurel fueron evacuadas ante el temor de posibles explosiones y gases sofocantes.