Renoa

Por Gerardo Brizuela

gerardo@brizuelacenteno.com

Una vez más Baja California es  centro en tema científico, la  Red Nacional de Observatorios Ambientales, por sus siglas  Renoa, viene a representar el que Conacyt  confía el desarrollo de este macro proyecto   a líderes de la materia radicados en el Estado   y que son expertos en el área. Primeramente  y a través de un estudio de factibilidad se  buscará realizar un análisis sistemático de  la información para entender un ambiente  en evolución y generar el conocimiento  para enriquecer la toma de decisiones y las  estrategias de prevención para el bienestar  de la sociedad y la sustentabilidad de los  ecosistemas con alcance a nivel nacional.  Asimismo, se contempla la creación de gran  central de bases de datos en línea y en tiempo real en formatos accesibles al público y usuarios de la materia. La creación de la red  deberá permitir además de la generación y  análisis sistemático de la información, asegurar la disponibilidad de dicha información  y enriquecer la toma de decisiones. La red  contemplará las siguientes áreas de monitoreo: Hidrología, Meteorología, Oceanografía, Ecosistemas Terrestres y Geofísica,  cada una en sí con peso suficiente más en  su conjunto se convierten en una cadena de  información invaluable.

Como un primer paso en la creación  de la red, este citado estudio de factibilidad  va a permitir entre otras cosas: a)  diagnosticar las condiciones actuales  del monitoreo de variables ambientales  en el país, b) proponer las prioridades  temáticas, geográficas y de factibilidad para  la implementación de la red, así como las  variables más importantes a medir en cada  una de las áreas y c) establecer los criterios  mínimos para la creación de la red. Para  la elaboración del estudio de factibilidad  es necesario contar con términos de  referencia bien definidos a fin de que  el producto generado cumpla con los  objetivos planteados. Y es aquí donde la  zona costa que se distingue por su liderazgo  científico, y a la cabeza el Dr. Rubén Lara  Lara, investigador de Cicese, tiene la  encomienda de realizar el estudio de  factibilidad que involucra a los organismos  académicos y gubernamentales dedicados  al monitoreo de variables climatológicas  y ambientales. El inicio de esta propuesta  contempla una sesión de trabajo en la que  los especialistas del ramo se reunirán el fin  de este mes en el Conacyt en el Distrito  Federal, en donde entre otras destaca la  participación del Centro de Investigación  y Educación Superior de Ensenada, la  Universidad Autónoma de Baja California,  la Universidad Nacional Autónoma  de México, Universidad Autónoma  Metropolitana, Universidad Autónoma  de Ciudad Juárez, Universidad de Sonora,  Centro de Investigación y de Estudios  Avanzados del Instituto Politécnico  Nacional, el Centro de Investigaciones  Biológicas del Noroeste, el Instituto  Nacional de Ecología, Instituto Tecnológico  de Sonora; Centro Interdisciplinario  de Ciencias Marinas del IPN, Instituto  Nacional de Ecología, Instituto Nacional  de Investigaciones Forestales, Agrícolas  y Pecuarias, entre otros, y en donde el  facilitador será el Catedrático Edgar Arroyo,  y que tendrá una duración de tres días en  este mismo mes, o sea menos palabras  y más acción, esto ya arranco, bien por  Baja California el Estado de todos, capital  científica de la Republica Mexicana.

Al final del camino, este proyecto  tendrá y generará aplicaciones de uso  cotidiano para empresas, por citar un  ejemplo las aseguradoras tendrán de  primera mano elementos para redefinir  con estos nuevos datos en sus variables  y mediante el cálculo actuarial, las primas  que aplicarán para zonas especificas, así  como la necesaria generación de reserva  para eventos catastróficos, etc. donde  todos los segmentos de la población, y de  aplicación nacional, se ven beneficiados.

DOBLE RAYA  

La suspensión del desayuno mensual  de Coparmex, en origen por el no poder  acceder ni partir aviones de nuestro  aeropuerto Local, nos obliga a recalcular  tiempos y agendas para este otoño- invierno  que ya llegó, las capacidades técnicas de los  pilotos y la tecnología aún tienen límites,  debemos recalcular y hacer estrategias que  como hombres de empresa nos lleven  a caer en situaciones que aunque ajenas  a nuestra voluntad, al final del camino  perjudican nuestra productividad, oradores  premio nobel, no todos los días andan por  estos lares, la reprogramación obligada  por supuesto, el aprendizaje ahí queda, la  lectura es de utilidad para el que alcance a  descifrarla amigo lector.

*El autor es C.P. por la UABC y Lic. en Informática por el ITT

Compartir
Artículo anteriorLa época del microondas
Artículo siguienteDivagando