Relatos desbaratados

El Recomendador

1.- Cero (Zero), un niño que se hace invisible. Serie italiana que no advierte al espectador que el desenlace no vendrá en el último episodio de la primera temporada, sino cuando le dé la gana a Netflix.

Dedicado a los adolescentes, este relato incluye a un superhéroe y a una pandilla buena que se defiende de la ambición criminal de unos especuladores inmobiliarios que quieren obligar a la gente a venderles sus viviendas y abandonar el barrio de la hermosa y próspera ciudad de Milán.

Carlo Menotti es el creador de esta serie que se refiere a pobreza, marginación social y lucha de clases.  Cero es el superhéroe Omar (Giuseppe Dave Seke), un chaval inocente, sensible y puro corazón de un barrio obrero de Milán. Trabaja en una pequeña pizzería local como repartidor, tiene grandes aspiraciones como dibujante de cómics y se ha rendido al amor de Anna (Beatrice Grannò), una chica de bien a la que conoce por la pura casualidad y resulta hija del malo mayor.

2.- El Panadero y la belleza (The Baker and the Beauty). Serie de TV basada en una serie israelí. Comedia empalagosa protagonizada por el hijo de un panadero de la Pequeña Habana de Miami y una estrella legendaria de belleza que quiere manejar el amor compatiblemente con su negocio. Serie norteamericana con Carlos Gómez, Dan Cucatinsky, Nathalie Kelley, Victor Rasuk y un reparto numeroso.

Las salsas que condimentan el relato son, primero que nada, los sueños del migrante cubano que busca su destino dorado de progreso en una idealización del milagro americano. Y segunda, la conciliación de diversas parejas homosexuales que se contrastan arbitrariamente con el amasiato de la pareja principal. Todo en nombre de una sociedad libre de la que parece que hay que admirar sin condiciones, aunque sus frutos no sean siempre elogiables ni sus “espontaneidades” del todo naturales ni creíbles.

3.- El Inocente, serie española de ocho episodios. Una noche, hace nueve años, Mateo intercedió inocentemente en una pelea y terminó convirtiéndose en homicida involuntario. Ahora es un exconvicto que no da nada por sentado.

Su mujer, Olivia, está embarazada, y los dos están a punto de conseguir la casa de sus sueños. Pero una llamada impactante e inexplicable desde el móvil de Olivia vuelve a destrozar la vida de Mateo por segunda vez.

La serie es una especie de rompecabezas en que el autor se propone ir acorralando al espectador en intrigas tan nuevas e in crescendo, que llega un momento en que parece imposible que todas las piezas encajen y entonces algunos críticos están convencidos de que es extremadamente adictiva y entretenida, mientras que otros ven que tanta artificialidad echa a perder la congruencia que es el atractivo de las historias inteligentes.

Pero si es usted de los que se encantan enganchándose hasta quedar sus ojos en equis, ya estará acostumbrado a las posibles decepciones con el abuso de las técnicas artificiales y arbitrarias que apuntan al sensacionalismo creciente y sin límites basado en el hacer más ventas.

Compartir
Artículo anteriorRecetarios y vinos del siglo XIX
Artículo siguienteEl día 7