Reinventarse no es opcional

Por Juan José Alonso Llera

“No puedes educar a tus hijos como lo hicieron tus padres contigo, pues tus padres te educaron para un mundo que ya no existe”

Hoy los grandes gurús de bolsillo hablan de disrupciones, cambio, emprendimiento, responsabilidad social, generación de valor y un sinnúmero de conceptos que la mayoría de la gente cree entender, pero a la hora de ejecutar la generalidad se queda en puras palabras e ideas que además se prostituyen con el tiempo, con resultados pobres pero muy citadas por los grandiosos merolicos empresariales que nunca han puesto ningún negocio pero son expertos de saliva.

Lo que sí es un hecho, es que la velocidad a la que se mueve el mundo ha rebasado a un gran número de las empresas y las personas, de hecho hay algunas que subsisten por sus logros pasados, que han ido ordeñando para sobrevivir, otros van sorteando con mucho esfuerzo los cambios en los sectores económicos y hay algunos que siguen perdurando por la nobleza de algunas regiones, mercados o de plano por algún conecte de un compadre en la política.

Así que como siempre: “La contabilidad del pasado, nunca garantizará el éxito futuro”, hoy más que nunca, el tema de la competencia y la vida futura toma mucha relevancia y la única manera viable de estar vigente es reinventarse, como persona, como empresa y sin duda como institución y si estás en el sector educativo es un imperativo.

Cuando la competencia crece y la situación económica se convierte en enemigo, hay que hacer algo. La mejor manera de despuntar es reinventándose, es oportuno compartir algunas ideas que pudieran ser herramientas para dar la batalla y en una de esas ganarla. La clave fundamental está en dejar de ver problemas y ver oportunidades en el día a día. Hay que identificar, entender y asumir que estos cuatro motores empujan al mundo:

– Trastornos demográficos, Fuerza de trabajo diversa, enfoque inclusivo, equipo unido. Herramienta básica, Incluir a la migración y al talento diverso en tu proyecto y como persona relaciónate sin complejos de color, raza o preferencia.

– Tecnología digital, Redes sociales en reclutamiento, dirección y apoyo. Involucrarte de manera profesional con la tecnología, es diferente estar todo el día en tu WhatsApp. Para realmente sacarle provecho a la información digital y al networking, hay que tener estrategia y presupuesto.

– Cambios acelerados, Modelos de negocio innovadores que obligan a repensar. Hay negocios, maneras de hacer negocio tradicional, e ideas que ya están agotadas, además en una nueva empresa la idea representa menos del 10 por ciento, lo realmente importante es la ejecución y el trabajo en equipo.

– Nuevo contrato social entre organizaciones y colaboradores, Carrera mas rápida y flexible. Hoy que alguien lleve más de tres años haciendo lo mismo en un puesto, solo refleja que está en su zona de confort, un currículo así, se va a la basura de inmediato, la alta rotación no es mala, lo verdaderamente importante es como gestionamos el talento, pero un pre requisito es encontrarlo y ponerlo en el lugar adecuado, esto va más allá de checar tarjeta de entrada y de salida, calentando un lugar por ocho horas.

Si piensas  que correr riesgos es arriesgado, evitarlos a menudo es aun más arriesgado, así que a reinventarse todos los días, piensa que cada mañana es el Día Cero de tu vida y volvemos a empezar, no creas que ya llegaste, vas en el camino, donde hay que decidir diario una nueva dirección o ratificar con inteligencia la correcta.