Regularización de vehículos extranjeros impacta la movilidad

La saturación vehicular no solo impacta la movilidad, sino que también ha generado un significativo aumento en la contaminación ambiental. Fotografía: Archivo

Redacción/Infobaja

Ensenada.- La regularización de vehículos extranjeros iniciada por el Presidente López Obrador limita los derechos a una movilidad sostenible, ha incrementado la contaminación, los accidentes y representa un problema de salud pública, según Humberto Valdés Romero, presidente de la Federación de Transporte y Experiencias en Rutas Vinícolas (Fetraex).

«Está lejos de beneficiar a las comunidades más vulnerables; en cambio, está generando un impacto negativo en la calidad de vida de la ciudadanía en general, exacerbando problemas de movilidad urbana y aumentando los niveles de estrés y ruido», señaló.

El líder del transporte señaló que la saturación vehicular no solo afecta la movilidad, sino que también ha generado un significativo aumento en la contaminación ambiental.

«Los niveles de contaminación han aumentado de manera alarmante, afectando la salud de los habitantes de la región. Además, el incremento en el número de automóviles ha llevado a un crecimiento en la tasa de accidentes vehiculares, poniendo en riesgo la seguridad de los peatones y conductores», afirmó.

Preocupaciones Importantes

Una de las preocupaciones más importantes, señaló Valdés Romero, es el creciente problema de salud pública derivado de variables como el aumento de la contaminación y el ruido, el estrés, entre otros, donde se debe privilegiar el interés mayor de la ciudadanía sobre el de un segmento de la población. Por lo tanto, es urgente evaluar los daños que se han causado y los que seguirán ocurriendo para encontrar formas de mitigarlos.

Valdés Romero señaló que el proceso de regularización de vehículos extranjeros ha dado lugar a problemas de corrupción en diversos niveles, desde irregularidades en las garitas hasta prácticas cuestionables en los módulos de regularización. La falta de transparencia es un problema que sigue sin resolverse.

«La corrupción no solo socava la confianza en el proceso, sino que también desvía recursos que deberían destinarse a mejorar la infraestructura vial», dijo.

Recursos Generados

Otra preocupación destacada por el presidente de Fetraex es el uso de los recursos generados por la regularización.

«Aunque se prometió que estos fondos se utilizarían para el bacheo y mantenimiento de las calles, hay una evidente falta de claridad sobre cómo se están utilizando realmente estos recursos. La ausencia de transparencia alimenta las sospechas de malversación y afecta la efectividad del programa», indicó.

Valdés hizo un llamado a las autoridades para que tomen medidas correctivas inmediatas, ya que es imperativo revisar y ajustar el proceso de regularización de vehículos para mitigar sus efectos adversos sobre la movilidad urbana y la calidad del aire.

«El creciente número de vehículos, lejos de aliviar las necesidades de transporte de los menos afortunados, ha terminado por complicar la vida diaria de la mayoría. La saturación de las carreteras, el aumento de la contaminación sonora y atmosférica, así como el aumento del riesgo de accidentes, son solo algunas de las consecuencias negativas de esta política», concluyó.