Reforma en el inglés

Por Maru Lozano
Resulta que para impartir inglés en las escuelas privadas te piden, entre otros documentos, una certificación de la Universidad de Cambridge muy buena que trata de estrategias de enseñanza o bien, contar con una certificación de calidad en dominio del idioma.

Pero si se trata de aspirar a trabajar en escuelas oficiales, contar de primera instancia con un Certificado Nacional de Nivel de Idioma (CENNI) banda 12 es el boleto para poder hacer examen de oposición.

¿Qué es eso de CENNI?  Es un documento que te expide la SEP de la Ciudad de México y que en los Estados nadie la tramita, (solo envían documentos, como valija) a cambio de un examen de inglés hecho en ciertos lugares, la SEP enlista los exámenes que aceptan. Cabe mencionar que CENNI avala otros idiomas.

¿Qué es banda 12?  Es el nivel B2, es decir, Medio superior. El idioma inglés se califica de acuerdo al Marco Común Europeo con letras A, B. C. Estamos hablando que los niveles B son el punto medio.

Si tú haces un examen de la Universidad de Cambridge, pocos pasan la prueba para obtener C, pero si haces un TOEFL de Estados Unidos, pocos pasan la prueba para obtener B.

Estamos hablando que la primera opción británica es la más difícil y exige un nivel altísimo, mientras que la opción americana es más ligera pero nuestros maestros aspirantes no lo aprueban.

¿Qué hizo el gobierno para no dejar sin CENNI a los maestros que están evaluando y a los aspirantes? ¡Es que la mayoría reprobaba!

Fácil, hizo convenio con una editorial para ofrecer su instrumento de evaluación con un grado de dificultad menor.  De hecho, el examen es de “diagnóstico”.   

Yo supe de varios teachers que en un TOEFL sacaban nivel A2 y, al realizar esta nueva opción de la editorial, quedaban en nivel C1, es decir, avanzados.

¿Esta es la reforma educativa? ¿Bajar el nivel de instrumentos de evaluación porque no había idóneos?

Me preocupa porque para titularte o realizar estudios de posgrado, se tiene que contar con una certificación del idioma o de varios idiomas y nuestros alumnos están recibiendo, en su mayoría, clases patito.

Basta revisar los programas de estudio para darnos cuenta que, de preescolar a secundaria, el seguimiento en papel es un poema, pero los maestros ni le entienden y sufren porque para descifrar lo que hay que enseñar a los alumnos es complicado.  Pero la sorpresa es en preparatoria, si abres los programas de estudio en su componente básico, comienzan con el básico verbo “ser/estar”, no tienen secuencia lógica y se corta en cuarto semestre.

¿Hacia dónde y cómo estamos llevando a los alumnos?  Los pobres solo tienen tres horas de inglés a la semana (menos el número que pensaste) por aquellas cosas. 

Hace ya tres años yo fui a la Ciudad de México y tuve el gusto de cambiar los programas de estudio de preparatoria, trabajé con varios maestros que enriquecieron la secuencia y resulta que no los han subido, están dormiditos.  Santos Ancira, por favor ¡haz el milagro!  No me digan que el gobierno quiere que inglés sea enredoso para que no nos superemos y por eso los programas son tan feos.  Help!