Reflexiones: Todo el poder

Está bien que los políticos ya en el ejercicio de la función pública aspiren a contender por otro cargo público de elección. Está bien para los medios de comunicación, particularmente para sus dueños, que se hinchan los bolsillos de dinero proveniente del erario durante las campañas.

Lo malo es que lo hacen asignando grandes cantidades para publicar los “logros” de su gestión y llevar actos de filantropía para los pobres y los no tan pobres, ocupando su tiempo con cargo al erario para proyectarse y promoverse a otros, aun sin concluir el que tienen. Todo con la anuencia de los cuerpos colegiados, llámense Cabildos o Congresos Locales y General de los Estados Unidos Mexicanos, porque todos reciben parte del pastel bajo el refrán popular que “el que parte y reparte recibe la mayor parte”.

Vemos y oímos, un día sí y otro también, anuncios en prensa, radio, televisión, carteleras, espectaculares, muros, redes sociales y anuncios de políticos y ex y servidores públicos agradeciendo a la sociedad su confianza. Vemos a Gobernadores de los Estados, como Eruviel Ávila, Gobernador del Estado de México, emulando al Enrique Peña Nieto cuando fue Gobernador, publicitándose a nivel nacional y en horarios estelares con cargo al erario.

Al respecto Adela Navarro Bello publicó en su editorial Sortilegioz “De pena ajena (O el caso de las peֹñadas)” en el Semanario ZETA No. 1970 que “En 2005 apenas iniciando el gobierno Enrique Peña Nieto en el Estado de México, firmó un contrato con Televisa por 742 millones de pesos, 327 millones para spots de 2005 al 2006, y otros dos bloques finales de 91 millones de pesos cada uno.

Aparte, 305 millones por 180 notas informativas en los noticieros, 5 millones por tres reportajes, 42 millones por seis entrevistas, 10 millones por aparición en tres programas de análisis periodístico. Fuera de ese convenio se estableció otro por más de 190 millones de pesos por aparecer en las revistas Eres, Furia Musical, Cosmopolitan, Vanidades, Muy Interesante, Conozca Más, Teleguía y TV y Novelas”.

Desde siempre la burocracia –alta, media y baja- ha ejercido y abusado de los Poderes del Estado para actuar y servirse patrimonialistamente. Algunos Gobernadores y Presidentes Municipales hacen y deshacen de manera irresponsable. Han endeudado y permitido el saqueo “legal” del erario con la aprobación de Diputados y Regidores de todos los partidos.

Tenemos casos graves por el mayor nivel de endeudamiento por habitante como el de los Estados de Coahuila, Quintana Roo, Nuevo León, Distrito Federal y Nayarit, como los Municipios de Guadalajara y Zapopan de Jalisco, Tijuana, Monterrey, y Benito Juárez de Quintana Roo. Mientras el Salario Mínimo y su poder adquisitivo siguen estancados o descendiendo, la burocracia y sus líderes siguen exigiendo incrementos a sus salarios y nuevas prestaciones, y la alta burocracia cediendo y concediéndoselos.

Mientras el gasto federal para el 2014 será de 4.467 billones de pesos -$4,467,225,800,000.00-, el más alto en la historia del país, que incluye 600 mil millones de endeudamiento aprobado por la cámara de Diputados.