Reflexiones: El trigo y el PAN

La historia de México nos enseña que el movimiento insurgente tenía como fin organizarnos como una República y adoptar como forma de gobierno la democracia para refrendar, por la vía del sufragio, periódicamente a nuestros gobiernos.

L@s independentistas del México colonial se centraron en instaurar la Democracia y la Unidad de l@s mexican@s para constituir a México como los Estados Unidos Mexicanos, como una Nación para ayudarnos y protegernos mutuamente.

Así desde 1917 somos una República Representativa, Democrática y Federal. Sin embargo algunos preceptos Constitucionales quedaron sólo en teoría. La disputa por la Nación y el territorio mexicanos produjo confusión, traiciones, asesinatos, simulación y fraudes electorales que truncaron los anhelos de l@s mexican@s. 

En esa vorágine nació en 1939 el Partido Acción Nacional para luchar política y pacíficamente, formar ciudadanía y conciencia política, despertar los deberes políticos de l@s mexican@s e instaurar la democracia. Hace setenta y cinco años los fundadores del PAN labraron la tierra y sembraron la semilla democrática, posteriormente quienes los sucedieron en esa noble tarea la irrigaron y fertilizaron.

Cincuenta años después -en 1989- la semilla germinó con el triunfo de Ernesto Ruffo Appel en Baja California que el sistema político reconoció. Durante el cierre de campaña de Ruffo en Tijuana Don Salvador Rosas Magallón dijo:  ¡Yo soy el TRIGO, Ruffo es el PAN! Así arengó Don Salvador a los panistas de ayer, de hoy y de siempre a fomentar y fortalecer la Unidad de un PAN democrático para dar al pueblo de México gobernantes capaces de construir un futuro mejor para tod@s.  

Hace veinticinco años el sistema político se convenció que debía redefinirse y sustentarse en la Libertad, porque la Libertad es condición indefectible de la Democracia. Libertad para expresar lo que pensamos, transitar de un punto a otro dentro del país, asociarnos política o religiosamente, escribir, expresar y publicar nuestros puntos de vista, trabajar en la actividad lícita que más nos guste y acomode, procrear responsablemente el número de hijos que podamos mantener, educar a nuestros hijos y educarnos en la escuela que queramos y podamos y, quizás lo más importante, elegir a nuestros gobernantes mediante el voto libre, secreto, reflexivo y responsable.

Desde entonces el PAN había sido ejemplo porque elegía democráticamente a sus candidatos y dirigentes. Por eso el PAN y los panistas ganaron respeto,  credibilidad y confianza de los ciudadanos.

Nuestros procesos electorales todavía no son totalmente democráticos ni alcanzan los grados de confiabilidad que anhelamos y merecemos l@s mexican@s, sin embargo gracias a la perseverancia del Partido Acción Nacional estamos avanzando. El PAN contribuyó a instaurar la Democracia porque nació libre y democrático. La Libertad es un derecho natural colectivo y la vez un derecho individual que l@s ciudadan@s debemos respetar y ejercer responsablemente. El ausentismo en las urnas demuestra que algun@s ciudadan@s desconfían de la democracia y otr@s no saben que son ciudadan@s. Mientras el abstencionismo siga creciendo, los triunfos electorales, de cualquier candidat@, partido o alianza, serán pírricas.