Reflexiones: Conciliación nacional… por nosotros

 

El Nosotros subsume el Yo, Tu, Él, Ustedes y Ellos. El Nosotros es el Todo. La Nación somos Nosotros, tod@s l@s mexican@s. La Vida Nacional es el conjunto de acciones, hechos, situaciones y circunstancias producto de nuestro comportamiento. Lo malo y lo bueno que vivimos es producto de la responsabilidad o irresponsabilidad de cada uno de nosotr@s en nuestros ámbito y entorno. Matrimonios y parejas que no educan debidamente a sus vástagos.

  Madres solteras que asumen también el rol de padres por la irresponsabilidad de los padres. Madres adolescentes que no saben nada respecto a la atención y cuidado que requieren l@s hij@s. Riñas y  homicidios entre familiares y violaciones de niñ@s cometidas por padrastros, tíos y abuelos. Jóvenes que ni  estudian ni trabajan  y  se drogan o delinquen. Trabajadores que evaden, escaquean y se incapacitan deliberada o simuladamente. Burócratas inconscientes del esfuerzo que hacen los ciudadanos para pagar las contribuciones que sostienen la función pública. Profesores y maestros sin vocación que son mal ejemplo para niñ@s y jóvenes. Profesionistas subempleados unos y abusadores otros de la ignorancia o necesidad de quienes solicitan sus servicios. Mujeres y hombres conocid@s  –políticos, intelectuales, politólogos, deportistas, artistas- que son mal ejemplo,  y medios de comunicación y comunicadores que  adulan y alaban todos los actos de quienes gobiernan. Mexican@s que  desaprovecharon dos siglos y mejor se ocuparon en guerras fratricidas   para conservar el poder y enriquecerse a costa de la Nación. Gobiernos omisos y desentendidos del cumplimiento de las Leyes que gobiernan mediante acuerdos y pactos. Gobiernos excluyentes y partidistas que han propiciado la polarización social, que no dieron  atención a la educación,  la seguridad pública ni a la formación ciudadana. Polític@s y servidores públicos que derrochan sin recato ni vergüenza lo que han robado a la vista de todo el mundo. Tod@s somos víctimas y victimarios del sistema político vigente. 

Estamos llenos de claroscuros, mitos, atavismos, rencores, desconfianza,  alientos y desalientos. Vivimos una incipiente Democracia que ha degenerado en Demagogia. Una Alternancia que ha degenerado en Partidocracia. Un Pluralismo que ha degenerado en Pactismo y Complicidad. La opulencia y la carencia derivadas de la inequidad y mala distribución de la riqueza nacional han agudizado las diferencias existentes desde nuestros inicios como país  y nación.  HOY vivimos afectados y amenazados por la mala o nula formación ciudadana.  Padecemos una mala administración en la función pública, el saqueo de los recursos públicos y  la corrupción creciente por la impunidad.  Pero igual, HOY  tenemos la oportunidad y el reto de conciliar,  lavarnos la cara y  reivindicarnos como nación. Quienes detentan y ejercen el poder público deben entender que el cambio no es un concepto simple ni, mucho menos, un término político electoral, sino una secuencia de acciones contundentes, trascendentes,  pacíficas y moralizadoras.  Liberales y Conservadores  -sean de Derecha, Centro o Izquierda- deben refundar a México sobre la Constitucionalidad y Legalidad para inaugurar una época de Concordia para Conciliar y Reconciliar sus intereses grupales por y para el bien de la Nación, al margen de siglas partidistas y clases sociales por NOSOTROS.