Reflexiones: Agua y aceite

"El hacer bien a villanos es echar agua en el mar" 

Miguel de Cervantes

 

Mientras  el PRI tiene una alianza permanente con el PVEM desde el año 2000, mucho se ha hablado criticando la alianza PAN-PRD  por parte de  algunos medios de comunicación, comunicadores, politólogos e intelectuales porque, dicen, son como agua y aceite. Los principales críticos eran y son el PRI desde luego, el mismísimo Vicente Fox, Andrés Manuel López mientras mandó en el PRD y Enrique Peña Nieto, siendo Gobernador, que hizo lo imposible para evitar la alianza  PAN-PRD en el Estado de México.

Los factores comunes de todos los partidos son, fundamentalmente, que buscan detentar el poder público y que sus miembros son mexican@s, además de algunas otras coincidenciasLuego entonces los partidos no son agua y aceite. Por eso en Baja California se formaron dos magníficas alianzas. Desafortunadamente también comparten factores comunes negativos para mal de México y los mexicanos. Algun@s polític@s y la alta burocracia se destacan por el patrimonialismo,  la avaricia, la complicidad y contubernio para hacer negocios a la sombra de los cargos públicos y la riqueza malhabida que en poco tiempo acumulan. Ningún salario público, por alto que sea, es para volverse rico, sin embargo algun@s polític@s salen tan ricos que no trabajan más al dejar los cargos públicos. Les basta un trienio o un sexenio para hacerse ricos.

De la función pública destacan la subadministración, la ineficiencia, la opacidad, la simulación, el pactismo, la partidocracia, la corrupción, la impunidad, poca medición, nula evaluación y cero rendición de cuentas. Ni diputad@s, senadores y senadores, quienes hacen las leyes, se someten a ellas.

De los seudolíderes sindicales y la masa burocrática destacan la voracidad salarial, el desprecio a l@s ciudadan@s y su ingreso per cápita cercano al umbral de los países del primer mundo.  De l@s ciudadan@s, sin importar las clases sociales, destaca el conformismo, la apatía y el abstencionismo ante el enriquecimiento claramente explicable de  políticos y servidores públicos por designación. Vulgar  y coloquialmente algun@s suelen decir: “no importa que roben mientras hagan obras”.  De la población destaca la pobreza, especialmente la intelectual,  y la eterna esperanza de que en alguna elección nos salga un presidente bueno, honesto y valiente, capaz de combatir y abatir, no digamos acabar, los vicios y costumbres del sistema político que hemos padecido los mexicanos. Pero no todo es maloExisten también factores comunes  buenosHabemos ciudadan@s  que sabemos que somos ciudadan@s, que nos comportamos correctamente y estamos construyendo un sistema de partidos democrático sustentado en la legalidad, el ejercicio responsable de nuestros derechos y libertades, certidumbre política, incertidumbre electoral, competencia política, alternancia y transparencia.

La función pública con administración integral sustentada en la constitucionalidad, legalidad, responsabilidad, contabilidad, administración, finanzas, estadística, derecho y justicia. Seguimos esperando y confiando que los políticos y servidores públicos algún día administren con honestidad, eficiencia y eficacia los recursos públicos. Que  privilegien la rendición de cuentas y sancionen  a quienes transgreden las Leyes, particularmente tratándose de servidores públicos. Que administren lo público así como administran sus finanzas y bienes personales y familiares. ¡Así de sencillo!