Recuerdan a Colosio; Llama Castro Trenti a dejar a un lado diferencias

TIJUANA.- Un llamado a la unidad y hacer el compromiso para dejar de lado las diferencias, para honrar la memoria de Luis Donaldo Colosio Murrieta con la férrea determinación de transformar la historia de Baja California hizo Fernando Castro Trenti, aspirante a la candidatura al gobierno del estado por la alianza que encabeza el PRI.

En la ceremonia, realiza en Lomas Taurinas este sábado, por del décimo noveno aniversario del asesinato del entonces candidato presidencial, Castro Trenti pidió a los priístas honrar la memoria de Luis Donaldo con la acción, la convicción y con el poder de la transformación".

Despojémonos de cualquier circunstancia que nos pueda llevar a diferencias –dijo el precandidato priistapara comprometer a los militantes a participar en una red que convenza a los vecinos, de las propuestas de los que serán los candidatos del tricolor a las diversas posiciones de elección popular.

Ante más de dos mil priístas, según un comunicado de prensa, que acudieron a honrar a Colosio en Lomas Taurinas, las autoridades del PRI y del ayuntamiento de Tijuana, Castro Trenti sentenció que la manera de reconocer al sonorense, es hacer manifiesta nuestra determinación de cambiar el estado de cosas en Baja California, con gobiernos que respondan a las demandas de la población.

A la cita anual con Luis Donaldo, a 19 años de su muerte, acudieron también el alcalde tijuanense, Carlos Bustamante Anchondo y los precandidatos a la alcadía de Tijuana y Rosarito, Jorge Astiazarán Orcí y Enrique Esquivel Haros, respectivamente, al igual que quienes buscan las diputaciones locales por esas municipalidades.

En el mensaje oficial, Fernando Castro Trenti llamó a la militancia de su partido a ser "los guerreros del cambio, los gigantes del futuro".

Resaltó Castro Trenti que en esta ocasión la ceremonia para recordar a Luis Donaldo Colosio, "debe ser de un duelo emergente, un duelo convertido en acción, en motor de transformación que hoy nos evoca, nos motiva y nos compromete a enfrentar y recoger de esta escena fatidica, no sólo el suceso lamentable, sino los sueños, las aspiraciones y las esperanzas de un pueblo que reclamaba entonces como hoy, una transformación evidente, con la fortaleza de nuestras convicciones –pero sobre todo— con el anhelo de que las lágrimas que aún guardamos, sean honradas y festejadas el 7 de julio en la noche".

El grito de los militantes y dirigentes del tricolor, fue la unidad, la oportunidad de recuperar el estado y trabajar juntos por iniciar la construcción de un nuevo gobierno que entienda las demandas sociales, responda a las familias del estado y les de un mejor nivel de vida y oportunidades de progreso.