Recortes desmantelarán a Semarnat: Consejo de Desarrollo Sustentable

Tijuana.- El presidente Enrique Peña Nieto debe intervenir y salvar a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, porque los recortes están siendo machetazos despiadados y no la cirugía de fino bisturí que se anticipó a los Consejos Consultivos para el Desarrollo Sustentable, declaró el  presidente del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable (CCDS) Región Noroeste, José Carmelo Zavala.

Opinó que con los recortes presupuestales promovidos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para este 2016, los cuales anuncian la terrible caída del ingreso petrolero en este año, el camino hacia la sustentabilidad en México es incierto, ya que las capacidades técnicas, el capital humano y equipos construidos por años son desarticulados por  la crisis petrolera.

Zavala exhortó al presidente de la república, Enrique Peña Nieto y al titular de la Semarnat, Rafael Pacchiano Alamán, para que intervengan y salven a esta Secretaría, pues quizá no estén al tanto o no estén siendo bien informados de la gravedad de estos recortes en áreas vitales para el desarrollo sustentable del país.

Recordó que semanas atrás, en una reunión de los presidentes de los seis CCDS regionales con el secretario Rafael Pacchiano, el funcionario federal aclaró que los recortes no afectarían áreas sustantivas de la Semarnat y sus dependencias, sino que serían en áreas administrativas, mediante estudio y meticulosa reflexión, pero esto no se está cumpliendo.

“Algo está pasando, pero es ajeno a las instrucciones de Rafael Pacchiano; tanto en las delegaciones como en oficinas centrales, las noticias son alarmantes y no parecen seguir un criterio ambiental, no tenemos una explicación; personal con amplia experiencia técnica y operativa ha sido notificado de la eliminación de su puesto”, alertó.

Añadió que un ejemplo de esto es que en días pasados se anunció que 75 por ciento del personal del Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (Cecadesu) sería liquidado y que su relación laboral concluía el 31 de diciembre, lo cual es triste porque es una institución con 20 años y en el año 2000 estaba acreditada nacional e internacionalmente.

Recordó que el Cecadesu tenía muchos convenios con instituciones académicas y organizaciones no gubernamentales, además de que ofrecía un programa de becas para la capacitación técnica de funcionarios públicos de todo el país, otorgaba el premio al mérito ecológico y trabajaba con la Secretaría de Educación Pública en los contenidos de corte ambiental para los libros de texto.

Por lo anterior, Zavala dijo que solicitará una reunión urgente de los presidentes de los CCDS regionales con el secretario Rafael Pacchiano para discutir y buscar soluciones a esta crisis, pues ante este inminente desmantelamiento, la opinión de los consejeros debe servir para tomar mejores decisiones.

La solución pasa, consideró José Carmelo Zavala, por la participación social que representan los CCDS, que son el primer perímetro social de la Semarnat y una instancia obligada para consultarle temas de esta envergadura, estamos a favor de una reingeniería a la Semarnat, pero con criterio y objetivos que pongan en el centro la sustentabilidad y la lucha contra el cambio climático.

“Tal vez una nueva Secretaría para el Desarrollo Sustentable, esbelta pero con muy alto perfil técnico, con una poderosa capacidad de trabajo transversal, con estrecha alianza social y científica, acompañada de un rol protagónico de los CCDS, porque los CCDS estamos a la altura del reto y exigimos respeto a la sociedad que representamos”, expresó.

Finalmente, Zavala opinó que otras vías para hacer más con menos es que existan no delegaciones estatales, sino regionales de la Semarnat y de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, pero con una gran movilidad y capacidad de gestión política y operativa, así como un alto perfil profesional.

Asimismo, opinó que se pueden trabajar acuerdos de colaboración con gobiernos locales para delegar funciones operativas, fortaleciendo el monitoreo y la evaluación, e incluso transferir competencias a gobiernos locales, fortaleciendo la regulación normativa en inspección y vigilancia de tercer nivel.