Recomienda el IMSS cuidado con las dietas para perder los kilos ganados en fin de año

Resulta de vital importancia evitar dietas o cambios drásticos en los hábitos alimenticios para bajar de peso tras los excesos en el consumo de alimentos de las fiestas de fin de año.

Ana Elizabeth Falcón Rodríguez, nutrióloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), advirtió  que de hacerlo no sólo no bajará de peso, sino que ocasionará una descompensación metabólica en el cuerpo con efectos desfavorables.

Hizo hincapié en el riesgo que representa ponerse a dieta con el consumo prolongado de productos light (bajos en calorías) así como las llamadas dietas “hídricas” que consisten en consumir únicamente agua que a la larga dañan el corazón, el hígado y cerebro.

Lo ideal, indicó la especialista del IMSS es una caminata diaria de 30 minutos, beber dos litros de agua al día y alimentarse de frutas, verduras y carnes bajas en grasa, que ayudan de manera efectiva a bajar los kilos de más que se ganaron durante el último mes.

Hay que recordar, dijo, que al comer se debe masticar cada bocado de 20 a 30 veces para favorecer la digestión y no tomar líquidos media hora antes, ni media hora después de haber consumido alimentos. Recomendó repartir en cuatro comidas al día cinco piezas de fruta, ocho raciones de verduras cocidas, dos de carne y tres cereales como arroz, avena, tortilla o pan.

Falcón Rodríguez fue clara al advertir que no se debe basar la alimentación en productos light ya que los conservadores que contienen generan radicales libres en el cuerpo que modifican o matan las células y a la larga pueden desarrollar cáncer. Esos productos, dijo, son alternativas que jamás podrán sustituir los nutrientes que proporcionan los alimentos frescos.

Toda dieta, dijo, debe ser bien planificada por un nutriólogo tomando en cuenta las características físicas y metabólicas del paciente y apoyada con un programa de actividad física.

De ninguna manera, hay que caer en la práctica de dietas exprés con el consumo de productos comerciales que prometen perder peso de manera contundente en poco tiempo, ya que encierran riesgos para la salud que pueden provocar daños a órganos vitales como riñones, hígado y corazón. Además, bajar de peso sin el control de un especialista da pie a lo que se conoce como “rebote”, que es la recuperación de los kilos que se perdieron con muchos más.

Si no tiene un problema grave de sobre peso y ganó unos kilos de más durante las pasadas fiestas, la nutrióloga del IMSS recomendó elegir el contenido de sus comidas;   balancearlas, consumir de manera moderada carbohidratos, azúcares y grasas. Evitar cualquier exceso, caminar por lo menos media hora y realizar ejercicio todos los días.