Recibe Ayuntamiento certificado PROSARE

Se debe facilitar la realización de todas las actividades económicas con una visión empresarial incluyente. Fotografía: Cortesía.

Redacción/Infobaja

Tijuana.- El XXlV Ayuntamiento de Tijuana, encabezado por la Alcaldesa Montserrat Caballero Ramírez, recibió el certificado PROSARE, herramienta que permite diagnosticar y evaluar la operación de apertura rápida de empresas a nivel municipio en todo el país.

La entrega fue testificada por representantes de las cámaras empresariales y autoridades educativas durante la cuarta sesión ordinaria del Consejo Municipal de Mejora Regulatoria, donde en la presentación del programa, el secretario de Desarrollo Económico (SEDETI) Alejandro Mungaray Lagarda, recalcó tres puntos importantes para favorecer al emprendedor.

Mungaray Lagarda mencionó a PROSARE, reconocimiento entregado a nivel nacional, como el primer logro con el que se cumple con uno de los compromisos de campaña de la Alcaldesa, junto con la asesoría de la Consejería Jurídica y de la Comisión de Gobernación, Legislación y Mejora Regulatoria presidida por el regidor Oscar Montes de Oca.

El segundo punto corresponde a Simplifica, un esfuerzo de todos los colaboradores del XXlV Ayuntamiento de todas las áreas que facilitan la atención a los ciudadanos, y el tercero; también importante, corresponde a la creación de la Ventanilla Única de la Construcción Simplificada (VECS).

La VECS se espera concretar en un lapso de tres meses y sería un ejemplo a nivel nacional donde reduciría de 84 a 10, el número de días para la agilización de licencias para la construcción, considerada como la innovación para la administración, sobretodo, explicó Mungaray Lagarda, para los que construyen por debajo de los mil 500 metros, lo que facilita la realización de todas la actividades económicas con una visión empresarial incluyente.

Además, entre los trámites que serán favorecidos con la mejora regulatoria, se contempla la formalización a micro y pequeñas empresas que operan en condiciones difíciles para bajar la informalidad del 40 al 20 por ciento, lo que colocaría a Tijuana como un ejemplo de administración pública si se agiliza la forma de trabajar a favor de la ciudadanía.