Recalcan arquitectos necesidad de pensar en vertical

Aspecto del panel “Tijuana vertical”. Fotografía: Cortesía

Por Hugo Fernández Sánchez

Tijuana.- El sábado 10 de noviembre se llevó a cabo el evento “Tijuana Vertical”, organizado por el Colegio de Arquitectos de Tijuana, A.C. (CATAC) y que tuvo lugar en sus instalaciones en la Zona Río, donde se ofrecieron paneles, exposiciones y conferencias relacionadas con el tema.

Realizada en el marco del 49 aniversario de CATAC y abierto al público, entre las actividades que se llevaron a cabo en este foro destacó el panel de discusión “Tijuana vertical”, moderado por el arquitecto Jorge Gutiérrez Topete y con la participación de sus colegas Alfonso Padrés, titular de la Sidue (Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano del Estado); Adriana Gaxiola, como representante de la inmobiliaria Probien; Rubén Lechuga, director de desarrollo de Urban Living, así como el desarrollador urbano y ex Secretario de Desarrollo Urbano Municipal, Fernando Zamora.

“Nosotros como especialistas o expertos en desarrollo urbano o en desarrollo inmobiliarios, vemos con mucha satisfacción que el Colegio esté promoviendo y esté impulsando este tipo de eventos”, señaló Fernando Zamora, “pero más puntualmente que estén hablando ya de temas como estos, de los proyectos de vivienda vertical o los proyectos verticales”.

Recordó el arquitecto el vertiginoso crecimiento de la mancha urbana de la ciudad, que según dijo, en los años 70 era de aproximadamente seis mil hectáreas y para el año  2000 ya sumaban casi 24 mil hectáreas.

“Según los estudios urbanos, andamos cerca de las 34 mil hectáreas”, añadió.

La ciudad ha crecido de manera horizontal y el terreno disponible cada vez es más escaso.

“El suelo interurbano, el suelo de la ciudad, prácticamente se está agotando”, señaló, “El modelo de ciudad que se ha venido impulsando a través de las nuevas políticas de desarrollo urbano y de vivienda, establecidas desde la propia agencia urbana de la ONU, a través del Habitat, y que el gobierno de México ha venido tomando esas directrices de planeación urbana donde los principales ejes directrices, vamos a tener que empezar a implementarlos”.

Indicó Zamora que si bien los gobiernos municipales tienen sus instrumentos de planeación urbana, con la llegada de un nuevo Gobierno de la República las autoridades locales tendrán que alinearse con el Plan Nacional de Desarrollo Urbano de la nueva administración federal.

En el panel enfatizaron que si no hay participación de las instituciones de gobierno, difícilmente se podrá resolver el problema de la vivienda social en tierra intraurbana. “Primero, por los altos costos de la tierra; segundo, porque también hay que hacer una inversión en infraestructura de agua potable, electricidad, a las tierras intraurbanas”, señaló. “Importante también los temas de movilidad (…) El transporte público tiene que ser determinante, la vivienda tiene que estar cerca de las estaciones de transporte”.

Subrayaron también en el panel que la problemática urbana por la falta de transporte público masivo moderno y eficaz ha contribuido al deterioro de la calidad de vida de los tijuanenses.

“Lo que tenemos que hacer es crear un nuevo plan donde motive o incentive al crecimiento vertical”, comentó. Esto significa que aunque el Plan de Desarrollo Urbano de la ciudad permite hasta 150 viviendas por hectárea, con los debidos servicios integralmente planeados, puede incluso doblarse esta cantidad.

Zamora explicó que eventos como el organizado por el Colegio de Arquitectos de Tijuana son esenciales para el desarrollo de la ciudad. “La participación ciudadana es importantísima”, consideró, “la gente se tiene que ir involucrando”.