Realiza Secretaría de Salud de BC exitosa cirugía a adolescente de 14 años

“Tenía un hoyito en el corazón; ahora me siento muy feliz”, expresó la adolescente. Fotografía: Cortesía

Redacción/Infobaja

Mexicali.- La Secretaría de Salud del Estado de Baja California a través del Hospital General de Mexicali, dio a conocer el caso de Vania Nalleli, una niña de 14 años que nació con una malformación en su corazón, y que fue intervenida con éxito.

El secretario de Salud, José Adrián Medina Amarillas, detalló que la paciente originaria de la ciudad de Mexicali, contaba con un defecto cardíaco congénito llamado comunicación interventricular, por lo que la familia recurrió a la Gobernadora para solicitar el apoyo que por dos años se venía gestionando sin llegar a término.

Bajo la supervisión de Miguel Bernardo Romero Flores, director del Hospital General de Mexicali, se realizó el procedimiento por parte del cardiólogo pediatra del nosocomio y médico tratante de Vania, Alfredo Fuentes Duarte, quien realizó la intervención en coordinación con un médico cardiólogo intervencionista de la Ciudad de México, y gracias a su esfuerzo y la coordinación de un equipo multidisciplinario pudo lograrse con éxito.

“El defecto cardiaco es como un orificio en la pared que separa los dos ventrículos del corazón, y ese orificio conllevaba cansancio en el corazón, también implicaba un riesgo alto de contraer enfermedades respiratorias y un riesgo de padecer infecciones del propio corazón, había necesidad de cerrar ese orificio. Eso se podía cerrar en una cirugía de corazón abierto, la cual conlleva más tiempo de recuperación y de terapia intensiva, y la otra opción era vía cateterismo, que consiste en colocar un dispositivo pequeño en medio de una pared interventricular, y una vez colocado el dispositivo el orificio queda sellado por completo, y la paciente se puede dar de alta al día siguiente y llevar su vida normal”, afirmó el doctor Fuentes Duarte.

“Un día le llamaron a mi mamá para avisarle que ya me iban a poder realizar la intervención, me emocioné y me puse nerviosa, tenía miedo cuando estaba en la sala pero me tranquilicé un poco; hoy me siento emocionada, feliz porque ya podré hacer todo lo que no podía hacer, como jugar con mis amigos, jugar fútbol y voleibol”, relató Vania.