Radiografía del Subconsciente

Por Juan José Alonso Llera

Esta semana pasada tuvo lugar en IPADE  el SIMEX (Semana Internacional del MBA Ejecutivo) en donde convivimos cerca de 700 participantes de todo el mundo para actualizar conocimientos sobre la sustentabilidad global, me tocó participar dando algunas sesiones sobre un caso que les he compartido en varias ocasiones, me refiero al primer banco con valores del mundo.

Este banco es: Triodos Bank, nacido en Holanda, pero con sucursales en Alemania, Bélgica, Inglaterra y España, tuvimos a bien culminar los trabajos con la conferencia magistral de Joan Antoni Melé (Director comercial del banco en España), la cual causó mucha ámpula entre los economistas y banqueros participantes, ya que no habló favorablemente de las leyes del mercado, la especulación y de Milton Friedman, su plática se centró en lo que realmente importa:  “La persona” y que el dinero solo es un medio de intercambio o de relación, no un ansia de poder, ya que esto ha llevado a enfermar a la sociedad mundial, que el crecimiento y la rentabilidad son consecuencias de hacer bien las cosas, no al revés, estamos pasando por una discapacidad moral.

El problema de fondo, según Melé, es «la profunda desconexión de la economía con la realidad», empezando por su impacto real en el planeta y sus efectos perniciosos en las sociedades.

«Si la banca renunciara a la economía del casino e invirtiera en la economía real, no estaríamos todavía luchando para salir de la crisis», asegura.

«Nosotros estamos creciendo a un ritmo exponencial precisamente por eso, aunque aún nos queda un largo camino». «El dinero es esencialmente un medio de intercambio, pero pierde su sentido cuando se convierte en un fin», «De la misma manera, una empresa pierde el norte cuando pone los beneficios por delante de su ‘misión’. Nos olvidamos de que los beneficios son el resultado, pero no el objetivo primero y último. Eso es lo que ha pasado en estas últimas décadas: el virus ha hecho estragos en los bancos, pero se ha propagado por toda la sociedad». A Melé le acusan de tirar piedras contra su propio tejado (los banqueros). Aunque también hay quienes ponen en duda su conversión y le espetan en sus conferencias: «No puede ser banquero y ser buena persona». (¡Que fuerte!). Pero a sus 60 años, y después de todas las que le han caído, piensa seguir ejerciendo por tiempo indefinido el oficio en cuestión: «Se puede ser banquero y marcar la diferencia. Y eso es lo que estamos haciendo en la banca ética.

Para empezar, somos totalmente transparentes: no tenemos nada que ocultar. Y luego invertimos en la economía real, que es la genera crecimiento y puestos de trabajo, con especial hincapié en iniciativas sostenibles, innovadoras y con fines sociales y culturales».

Por último me llamó poderosamente la atención el título del su más reciente libro que está en proceso de publicación: Radiografía del Subconsciente”, en donde plantea que el estado de cuenta de la tarjeta de crédito refleja todo lo que les platiqué, pero llevado a la persona individuamente, así que, si quieres conocer realmente a alguien, pídele su estado de cuenta.

 

*Profesor de posgrado de CETYS universidad e IPADE Business School, jjalonso@hotmail.com

 

Compartir
Artículo anteriorEl Olivo
Artículo siguienteKaty Gallagher