Radiografía del nuevo consumidor

Por Maritza Morales

Bastantes cambios radicales hemos presenciado en el último año, tanto de comportamiento de las personas, modos de consumir, formas de vivir y cambios de estilo de vida colectivo que han llevado a las marcas y empresas a hacer adaptaciones a los productos y servicios que ofrecen, desde la esencia hasta la forma de entregarlos.

Podemos observar nuevos comportamientos en los consumidores desde finales del  2019 a 2021, en lo que encontramos lo siguiente:

Minimalismo

Menos es más, o entre más simple mejor…. Antes escuchábamos el término, sin embargo ahora cada vez más personas lo llevamos a la práctica. Durante la pandemia nos dimos cuenta de lo esencial, lo realmente importante, una sola cosa que debemos tener y todo estará bien.

Salud, de ahí parte este concepto de no necesitar comprar cosas para sentirnos plenos y felices, podemos consumir pero conscientemente, lo esencial para vivir bien, buscando opciones realmente convenientes para nuestro nuevo estilo de vida y bolsillo. Aquí las empresas tienen una oportunidad de mejorar las propuestas que ofrecen, desde la calidad del producto, modo de producción, sustentabilidad y precio.

Seguridad en el hogar

Antes de la pandemia, puedo decir que no habíamos pasado tanto tiempo en nuestros hogares, con los cambios drásticos del encierro y el home office, nos dimos cuenta que el tener un lugar cómodo y seguro para vivir es una de las prioridades de nuestra vida.

Ahora las personas buscan crear esos espacios definidos para cada actividad dentro del hogar de manera segura como un espacio para trabajar (oficina), un espacio para la escuela de sus hijos (home school), espacios recreativos, espacios creativos, etc.

¿Cómo aprovecharán las empresas dedicadas a este giro para ofrecer productos ecológicos, prácticos y que se adapten a las nuevas necesidades del hogar?

Métodos de compra

Hace poco más de un año veíamos a las personas aglomeradas en las tiendas, haciendo las compras de súper, ropa, zapatos, artículos deportivos, adquiriendo servicios como clases presenciales, cine, restaurantes, etc. Hoy por seguridad y practicidad, hacemos la mayoría de estas compras desde nuestro hogar, sentados frente a una computadora o celular, tenemos una infinidad de opciones para realizar compras que nos llegue a la puerta de la casa.

Es por eso que el ecommerce seguirá creciendo no sólo en México (en 2020 tuvo un crecimiento de más del 38%), sino en el mundo y cada vez más empresas hacen sus apuestas en entrar a esta forma de vender.

Consumo local

Hemos desarrollado la cultura cada vez más de consumir en los comercios y negocios locales, primero comenzó por la falta de accesibilidad de productos o marcas que estábamos acostumbrados a comprar antes del 2020; sin embargo ahora ya se ha generado esta cultura de apoyar y consumir marcas locales, lo cuál apoya a la economía, empleos y entorno social de las localidades. Este año esperemos seguir consumiendo consientemente y que no sea algo pasajero.

Creatividad a flor de piel

Debido a las limitaciones en todos los sentidos que vivimos en 2020, la pérdida de empleos, falta de convivencia física con familiares y amigos, cierre de actividades recreativas, viajes, y demás, nos vimos obligados a ser más creativos y desarrollar actividades que habíamos olvidado, lo esencial, disfrutar lo básico. A crear nuevos negocios o formas de ser productivos, muchos emprendedores salieron a crear sus negocios y vender para salir adelante. Ahora las empresas deberán seguir evolucionando y ser creativas para seguir en la batalla.

Aprovechemos las oportunidades que nos han dejado estos cambios en los últimos 12 meses, con la camiseta que traigamos puesta en el momento, ya sea como consumidores/compradores siendo consientes o como empresas/marcas para ofrecer una experiencia real, compromiso con la sociedad y un beneficio integral con lo que ofrecemos.