Qué sabemos de los Padres tras 18 juegos

Por Pedro Gutiérrez

Iniciando el orden al bat

Llevamos tres semanas de la Temporada 2021 de Grandes Ligas y para los Padres de San Diego, el resultado tras 18 juegos es un récord positivo, un pitcheo de alto nivel, tanto el abridor como el del bullpen y una ofensiva que aunque cuenta con bats de impacto, no ha tenido la consistencia necesaria para apoyar al pitcheo.

Por la mayor parte, los Padres han recibido mucho más de lo anticipado del trío de lanzadores que importaron a su rotación, con Yu Darvish, Blake Snell y Joe Musgrove brindando una oportunidad de ganar todos los días, sin embargo la carencia de la consistencia ofensiva es lo que los tiene tan solo dos juegos arriba de .500, después de 18 encuentros.

El cuerpo de relevo ha sido magnífico, pese a tener una de las cargas de trabajo más grandes en toda la Liga Nacional, pero al contar con Mark Melancon, Drew Pomeranz, Emilio Pagán y Keone Kela, el club suma a cuatro lanzadores capaces de cerrar la puerta en la últimas cuatro entradas, aunque aquí, de nuevo es la falta de ofensiva por entregar esas ventajas lo que neutraliza esta fortaleza.

Es entonces la ofensiva la que luce como la limitante principal para los Padres y aunque cuentan con cuatro jugadores bateando arriba de .300, Eric Hosmer, Trent Grisham, Wil Myers y Jake Cronenworth, el club no ha encontrado su ritmo ofensivo consistente para manufacturar carreras, lo cual ha colocado a los Frailes con la presión de venir de atrás en la pizarra una y otra vez.

Esto será el área por trabajar para los Padres, ya que aunque el pitcheo es la clave, de cualquier forma se requieren carreras para ganar un juego, es ahí donde cae la responsabilidad en la parte izquierda del infield, Manny Machado y Fernando Tatis Jr., ya que ambos son los bats que necesitan despertar para que el club cuente con la explosión ofensiva de la que es capaz.

Una pequeña trivia

Menciona al lanzador activo con más juegos de 10 o más ponches.

Calentando en el Bullpen

La gran sorpresa en la Liga Americana, es que después de 15 juegos, los Yankees de Nueva York cuentan con el peor récord en la Liga Americana y en gran parte se debe a la debilidad de su pitcheo abridor. Los Yankees apostaron por el potencial de Corey Kluber y Jameson Taillon, cuando sólo combinaron para una entrada en el 2020, con los resultados siendo desastrosos hasta el momento.

La ofensiva tampoco ha mostrado señales de vida suficientes, sobre todo cuando en papel cuentan con un lineup de renombre en todas las posiciones.

En el círculo de espera

Este fin de semana los Padres inician una gira de seis juegos en siete días, visitando a los Dodgers por cuatro encuentros en Los Ángeles, seguidos por dos más en Phoenix en contra de los Diamondbacks.

El club estará de regreso en San Diego para fin de mes, recibiendo a los Gigantes de San Francisco el viernes 30 de abril, iniciando una racha de seis juegos en seis días, que también incluye tres frente a los Piratas de Pittsburgh.

Y la respuesta es…

Max Scherzer con 99.

Por esta semana es todo, pero les recuerdo que “cada strike en la vida, los trae más cerca de su próximo cuadrangular”.