¿Qué hay en Free TV?

Por El Recomendador

Explorando esta nueva oferta digital me he encontrado también algunas malas películas a las que no voy a referirme, pero también dos opciones muy apropiadas para esta temporada en la que andamos en el rojo más terrorífico de los contagios, más del 10 por ciento mortales. Para disfrutar en casa de esta oferta de televisión gratis, lo único que nos pide es que le miremos sus anuncios, los que podemos saltarnos apretando el ratón sobre el letrero “suprimir anuncio”.

Lo único que hay que hacer es bajar el programa gratuito en nuestro navegador identificándonos con un correo electrónico y después conectar con un cable HDMI nuestra computadora con el televisor y elegir películas y series para verlas. Hoy le proponemos una serie de época y una comedia para disfrutar con los niños:

1.- Anna Karenina, serie rusa estupendamente doblada al español con ocho episodios que son en realidad una adaptación de la gran novela del Leon Tolstoi publicada en 1877 y que es una obra cumbre del realismo literario. La serie nos muestra los horrores de las guerras del imperio ruso en el siglo XIX y a principios del XX, con un despliegue de espléndidas escenas de época que contrastan los sufrimientos del pueblo frente a los lujos y el egoísmo de los ricos y de los nobles.

El director y guionista Karen Shakhnazarov, autor de la miniserie hecha para la televisión rusa cuenta la historia de amor entre Anna Karenina (Elizaveta Boyarskaya) y el Conde Vronsky (Maksim Matveyev). Anna es de la alta sociedad rusa de fines del siglo XIX, madre de un niño y casada con Alexis Alexándrovich Karenin (Vitaly Kishenko), un hombre poderoso. Conoce al Conde en un tren y surge entre ellos una desmesurada pasión que los conduce al adulterio, Anna se confiesa ante su marido y pide el divorcio, éste no se lo concede y en represalia la aparta de su hijo. La sociedad aristócrata repudia a Anna, considerándola como una adúltera.

La producción y la fotografía son sobresalientes y de gran belleza y elegancia: nos reproduce el ambiente de la época de manera muy acertada. El vestuario y la escenografía se ajustan a la historia de manera impecable y las actuaciones son buenas: Escribiendocine.

Sin embargo, otros críticos señalan que el desarrollo de la trama abusa de flashbacks. En realidad la serie es una reinterpretación de la novela de Tolstoi, que continua cuarenta años después con una retrospectiva de la pasión vivida por los amantes y los conflictos de conciencia y la posibilidad de perdonar el mal causado.

2.- Chihuahua: Fantasma. Película estrenada en 2013 para las familias con niños. Cuando los Fasteners heredan una encantadora casa de vacaciones junto a la playa californiana empiezan a ser frecuentados por una perrita chihuahueña que era artista y que perteneció a sus antepasados de nombre Sophie. El perro Homer, se hace amigo de ella y descubre el misterio de lo que ella andaba buscando que no es otra cosa que el amor de una familia. La productora inicial del filme declara su propósito de dar a las familias y a los pequeños el cine nostálgico que se ha convertido en tan difícil de encontrar en la cartelera.

Y por último…

Nos recomiendan la serie el Madaloriano de Walt Disney: “En este Western se valora la verdad, la valentía y la lealtad, y se castiga la mentira, la cobardía y la traición. A menudo, se castiga el prejuicio y los personajes aprenden a explorar y juzgar desde cerca. Cuando pones un niño tierno e impredecible con un tipo duro en un western, la aventura está servida, y ese es el tema. Aquí tenemos todo lo que nos gusta: bandidos del desierto, monstruos enormes, disparos láser, muñecos tiernos, robots algo locos, una banda que se va juntando para enfrentarse al Imperio, persecuciones en cacharros voladores, naufragios en planetas helados. Cada temporada tiene 8 capítulos. Ni una escena de sexo. Ni una alusión de ideología de género ni marcianos o humanos trisexuales. Los 16 capítulos los puede ver con tranquilidad toda la familia, igual que las primeras películas de Star Wars completamente prescindibles.


Compartir
Artículo anteriorRuptura en la coalición
Artículo siguienteEres tú