¿Qué hacer con los hijos en vacaciones de verano?

Por Manuel Alejandro Flores

Ya viene el verano y con él, las vacaciones escolares que se prolongan por alrededor de mes y medio. Hice una consulta rápida con las abuelitas de la familia y algunas tías y primas para buscar alternativas que puedan servir para que este verano no se convierta, para quienes tenemos hijos, en un ritual de uso de tabletas y celulares. Las recomendaciones son muy variadas y la idea es presentarlas para quienes, por temas presupuestales, no tenemos la manera de irnos un mes de vacaciones de algún lindo lugar del mundo. Van:

  1. Gran oportunidad de asignar tareas domésticas. Barrer, lavar platos, limpiar el espacio del perro o el gato, bañar a las mascotas, sacudir, acomodar, lavar ropa. Ahora que nuestros niños y adolescentes tienen todo el tiempo del mundo vale la pena asignar este tipo de actividades encaminadas a que valoren el trabajo en casa.
  2. Capacitaciones técnicas. Aprender a usar correctamente la estufa, la lavadora, cambiar la llanta de un carro, cambiar un foco, remendar un botón, usar correctamente la plancha o pintar algún espacio en la casa puede forma parte de una serie de capacitaciones a lo largo del verano.
  3. Cocinar. Quise dejar el espacio especial para el tema de la cocina por que es de lo más divertido para niños y jóvenes. Aprender a hacer un pastel, hot cakes, alguna sopa, huevos estrellados o revueltos, sándwiches y otros alimentos puede formar parte de las actividades. Se requiere mucha paciencia para aceptar que habrá desorden en la cocina.
  4. Activar la memoria. Armar un rompecabezas, juegos que impliquen que usen su memoria y creatividad siempre es una buena idea. Sumado a esto sacar los juegos de mesa como el monopolio, el Uno o las mismas cartas o lotería puede funcionar muy bien por las tardes para pasar un buen momento en familia.
  5. Deportes. Sin duda hay que sacar a los críos a que se despejen. Hay algunos parques en la ciudad que están muy bien como el Morelos o el de la Amistad, pero también cerca de la colonia se pueden ubicar algunos para ir a balonear, jugar a las escondidas, a “la traes” o cualquier actividad que implique movimiento. ¡Hay que cansarlos para que no se duerman tan tarde! De esta forma puede quedar tiempo para un vinito con la esposa en la noche y una buena película.
  6. Creatividad ante todo. Que en paz descanse mi famosa tía Chacha, con ella: pintábamos camisetas con moldes pre establecidos, hacíamos cuadros con plastilina, ella armaba un teatro guiñol para entretenernos en las noches, nos permitía armar en su sala una “casa embrujada” que consistía en apilar sillas del comedor y ponerle cobijas por techo para resguardarnos y pasar por un túnel. Hay que recordar que, si bien esto lo pueden hacer nuestros hijos, es importante nuestra participación para que vean que es algo que nos importa.
  7. Cuenta Cuentos. Por las noches antes de dormir un buen cuento como “El Mago de Oz”, “Peter Pan”, etc. Pueden funcionar. Incluso se pueden armar los 20 minutos de lectura, donde todos los niños o adolescentes del hogar que saben leer deban hacerlo. Sumaría también “orar juntos”. De pronto organizar el rezo del rosario en familia por las necesidades de cada miembro, momentos de gratitud a Dios por lo que nos da ayuda a la cohesión familiar y a que Dios no este ajeno en nuestra vida.
  8. Una buena peli en familia. Bien armado, con botanas y toda la cosa y una buena selección de películas esta actividad es relajante y ayuda mucho a la unidad familiar. Sumaría algo que también ha dejado de ser parte de las dinámicas familiares: sacar algún álbum de fotos herencia de las abuelas y hacer remembranza de la vida familiar.
  9. Tiempo etiquetado para juegos de video y tabletas. Sin duda es entretenido estar en el mundo virtual, si se acota bien y no se convierte en el eje de todos los días con tiempos limitados en su uso, es una actividad que forma parte del hoy. Hay que jugar al FIFA con los hijos o entretenernos un rato con los videos que les gustan, también para entender un poco que les gusta y qué tipo de contenido ven en las pantallas.
  10. Hay que salir a donde alcance. Tenemos la bendición de vivir en Tijuana: hay playa con un malecón muy bonito y cafés a la orilla del mar, hay parques bastante grandes, si tienes visa está San Diego al norte que tiene parques bellísimos, museos y playas muy a gusto, al sur Ensenada y su bello malecón o lugares increíbles en el Valle de Guadalupe, hay albercas en la ciudad para los días de calor o incluso hacia el este rumbo a Tecate hay varios lugares con albercas y para poder hacer una carne asada. No se necesita gastar miles de pesos para poder pasar un fin de semana en donde la combinación de agua, arena y sol aplique en el verano.

Muchas gracias a todos mis familiares que aportaron ideas para esta columna. Ahora viene lo difícil: organizar la agenda para poder hacer varias de estas actividades, los niños están de vacaciones, los papás tenemos que seguir trabajando y encontrando los espacios para que ellos disfruten de sus días libres y les saquen el máximo provecho.