El próximo QB de los Chargers

Por Dante Lazcano

Si haber ingresado, oficialmente, al protocolo de conmociones no es la señal que los LA Chargers están en el peligroso terreno de buscar ya al sucesor de Philip Rivers, desconozco entonces cuándo se decidirán a tomar a un pasador en el siguiente régimen de reclutamiento de jugadores.

Al margen de lo berrinchudo, y que extrañamente en momentos cruciales siempre comete el error que define los partidos, la carrera de Rivers está a escasas dos temporadas de terminar por lo que la lógica indica que es tiempo de empezar a desarrollar al siguiente “corebac”.

Cierto que es el dueño de todos los récords habidos y por haber en la franquicia, que es el octavo mejor pasador en la historia de la NFL, y seguramente terminará entre los primeros cinco, en yardas ganadas, las señales son claras.

Hace cuatro años en un viaje a Buffalo en un elevador coincidí con Tom Telesco, gerente del equipo, aproveché para preguntarle si al partido colegial que asistiría al día siguiente iría a buscar pasador, él me respondió que iba a evaluar talento, al final y mediante agencia libre llegó Branden Oliver, ahí se convenció del chaparrito.

Pero dadas las circunstancias, y principalmente las necesidades, a cinco meses de distancia del reclutamiento de jugadores colegiales, les puedo adelantar que el siguiente mariscal de campo de los Chargers se llamará Baker Mayfield o Mason Rudolph, el primero de Oklahoma y el segundo de Oklahoma State.

Si bien ahorita vemos un futbol americano en el campo con touchdowns, corridas y tacleadas, en las oficinas se juega otro tipo de futbol, analizan en tiempo real a los prospectos todo un equipo de buscadores de talento divididos por zonas y Telesco como cabeza de ese equipo evalúa los reportes que le envían.

Y tener la certeza que Telesco se ausentara dos semanas de la oficina para personalmente ver trabajar en sus respectivos campus universitarios a Mayfield y Rudolph es la “batiseñal” que uno de los dos se convertirá en el sucesor de Rivers, dependiendo claro de la posición que les corresponda seleccionar.

Retan a la ofensiva

SI usted tuvo oportunidad de jugar al futbol americano del lado defensivo del balón seguramente es irritante y frustrante ver cómo un esfuerzo defensivo se desperdicia con la ofensiva que corren en el 2017 los LA Chargers.

El mejor ejemplo de lo que señalo fue lo sucedido en Jacksonville hace dos semanas cuando en los últimos 120 segundos el ataque no fue capaz de sacar un mísero primero y diez con el hubieran regresado con invaluable triunfo que ahorita los tendría, increíblemente, más metidos por la lucha de alcanzar la postemporada, en ese lapso la defensa interceptó dos veces.

En la semana hubo acusaciones bastante fuertes por parte de jugadores defensivos en el sentido que la ofensiva no estaba respondiendo al reto, y ese reto, por lo menos ante Buffalo, finalmente se respondió a base de touchdowns y puntos.

Si los electrizantes encontraron el punto de balance, preparémonos entonces para un cierre de campaña frenético en el que hasta podrían quedarse con el campeonato divisional, increíble, ¿no?

Mis cuatro centavos

Y pese al 0-4 se mueven.