Protesta

Por Maru Lozano Carbonell

En la prepa oficial más grande, más de cinco mil alumnos y algo así como seiscientas horas clase que no tienen maestro que las imparta. Esto se arreglaría con “tiempos fijos” pero se tiene que autorizar, por supuesto desde la cdmx pero esta vez, no concedieron ninguno.

¿Cuál es la solución que proponen desde la capital? Que los docentes con plazas de más de veinte horas, usen sus horas de Fortalecimiento Académico para cubrir lo que ellos no autorizan ni pagan. Estas horas de Fortalecimiento Académico son para que los docentes califiquen, hagan sus planeaciones, tutorías, etc. 

A ver, es como si una enfermera en su hora de comida pues que no coma porque cubrirá las necesidades que el gobierno no da, ¡es que no hay personal!  Y lo que pagamos de impuestos ¿dónde está? Porque dicen que quien autorizaría en la Lázaro esas horas faltantes, es la Secretaría de Hacienda y que no quiso.

Si hablamos del alumno, imagínatelo gastando en transporte lo que ya sabemos que se invierte en esta caótica ciudad, para que llegue y solo tenga a lo mucho dos clases. Los alumnos deberían llegar a la escuela y ver salones abiertos, administrativos trabajando, maestros impartiendo sus clases y no llegar y ver docentes de brazos caídos. Esa imagen es fuerte.  

Venimos de la pandemia, los maestros usando sus recursos y capacitándose como pudieron para sacar adelante todo. Es verdad que tienen el derecho a recibir lo que constitucionalmente deben recibir y no merecen el hostigamiento laboral, no se vale que ahora les avienten la carga que el gobierno debe cumplir, considero que ya han apoyado bastante. Alumnos y maestros tienen razón.  

Ser la cabeza de una prepa federal como la Lázaro no es sencillo y no se debe descobijar a nadie de la comunidad escolar. Quien fuera Director por casi dos décadas, el Maestro José Cruz Holguín Ruiz, hizo un análisis del oficio recibido, muy interesante que puedes ver completo aquí  https://rebrand.ly/analisisdeloficio 

“La DGB, autoridad central de manera unilateral y por demás arbitraria pretende cargarle a los docentes la solución de un problema que a ella le corresponde atender, asignando los recursos (plazas) para cubrir esas horas frente a grupo faltantes con nombramientos por interinatos.

La administración escolar de la PFLC, en muchos casos asigna asignaturas a docentes que no corresponden con su perfil profesional; por poner un ejemplo, a un docente cuyo perfil profesional de Licenciado en Educación Física y que siempre ha atendido actividades físico-deportivas se le asignan clases de Biología.

Haciendo uso de su legítimo derecho, el personal está defendiendo prerrogativas logradas desde hace casi cuarenta años y que de pronto, por su incapacidad de gestión las actuales autoridades administrativas de la DGB y de la PFLC, quieran de un plumazo desconocer y pasar por encima de conquistas laborales de los trabajadores, no es justo. 

Sin duda ante las medidas emprendidas por la base sindical los perjudicados serán los estudiantes, pero no es responsabilidad de los maestros de la PFLC; sino de la cerrazón y miopía de las autoridades. Más perjuicio les ha causado ya que tengan un mes sin clases por falta de maestros o que reciban clases de un docente que no tiene el perfil para la asignatura que les imparta”. 

Autoridades, ¡hablen con el vocero de la prepa, el profesor Alfredo Quintero! ¡Recojan ustedes su tiradero!