Propósitos, decisiones y acciones 2012

Por José Cervantes Govea

jocegovea@yahoo.com

Una medida contundente, propia de la reforma administrativa, que requiere el próximo Gobierno  de la República, si no es que el actual, en el 2012,  sería un acuerdo nacional entre la Presidencia de  la República, Congreso de la Unión, Gobernadores y Poderes  Legislativos de los Estados, para no incrementar los salarios de  la burocracia en general durante 2012. Una medida que representaría cientos de miles de millones de pesos que podrían invertirse en mejorar escuelas y la educación, fortalecer y hacer  universal y suficiente el seguro popular, así como capacitar,  equipar y mejorar los salarios de los miembros de las corporaciones policiales del país. Otra más, sería que los representantes sindicales desvinculen a los sindicatos de los partidos  políticos, que no se sometan a las decisiones de los partidos  políticos y, desde luego, que no tutelen políticamente a sus  miembros ni comprometan el voto de sus afiliados, como si  fueran niños. Que se dediquen a su cometido específico, que  es asegurar los justos derechos de los hombres del trabajo en  el marco del bien común de la sociedad. Una tercera medida  trascendental para mejorar la administración de los recursos  públicos, es hacer realidad la transparencia y la rendición de  cuentas, convirtiendo la declaración patrimonial en una herramienta dinámica, es decir utilizarla para auditar virtual y  materialmente los bienes declarados por los servidores públicos, sus familiares -ascendientes y descendientes- incluyendo  al magisterio, mediante la evolución de su patrimonio. Mediante una rápida y fácil verificación revisar cuantos vehículos,  cuentas bancarias, inmuebles y deudas tenían y tienen, y, en  su caso, actuar en consecuencia, sancionar a quien lo merezca. Estas serían medidas importantes que, seguramente,  aplaudirían y verían muy bien la mayoría de los mexicanos y,  de paso, dignificaría a la política, a los políticos, a la función  pública y, sin duda alguna, beneficiarían a la población. 

Otros propósitos, menos espectaculares y escandalosos,  serían, en el plano estrictamente personal, para mis  amig@s y quienes escriben, en Facebook y otras redes de  comunicación sociales, cuidar su ortografía y lenguaje para  coadyuvar y mejorar el uso de nuestro idioma. En serio y  con todo respeto, cuando tengan duda respecto a cómo  se ve o como se oye una palabra, l@s invito a consultar  la página http://es.thefreedictionary.com. Allí podrán  encontrar y leer sus diferentes acepciones, ver su escritura  y sus diversas aplicaciones y les ayudará, además de elevar  su nivel cultural, a escribir correctamente. Otro propósito,  sin alusión ninguna a los tres libros del candidato único  de la Alianza Partido Revolucionario Institucional, Partido  Verde Ecologista Mexicano y Partido Nueva Alianza (PRIPANAL-PVEM), es leer al menos un libro cada mes durante  el 2012, con el fin de elevar nuestro intelecto. El tercero  sería practicar la frugalidad, la sobriedad, la moderación, la  tolerancia y la mesura en todos los aspectos de la vida para  alcanzar la paz interna, el bienestar personal, la salud física  y mental. Particularmente a los servidores públicos cuando  ejercen el gasto público, que lo hagan como si fueran  recursos propios y, como lo que son, ajenos. Son buenos  propósitos para el 2012. Como todo en la vida, se requiere  carácter y templanza para con inteligencia decidir y luego  con fuerza de voluntad accionar. De lo contrario todo se  queda como “buenos propósitos”.  ¡Eso sí sería iniciar bien  el 2012! ¿No les parece? ¡Que tengan un feliz fin de año y un  venturoso 2012 lleno de salud! ¡Que Dios los bendiga!

*José Cervantes Govea radica en Tijuana, es Contador Público egresado de la UABC y Abogado egresado de Univer Tijuana.