Proponen ruta alterna de emergencia Ensenada-Tijuana

Fotografía: Archivo

Ensenada.- Organismos empresariales y el Colegio de Ingenieros Civiles, analizaron rutas alterna de emergencia que asegure el tránsito  Ensenada-Tijuana y viceversa, en caso de que no se concluya la reparación de la Carretera Escénica en el plazo anunciado.

Reunidos en la sede de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), se analizaron propuestas viables de ser construida en corto plazo para resolver la problemática derivada del desplome de la carretera de cuota y la incertidumbre de que genera la fragilidad en varios puntos de esa vía.

Además del diputado federal Ricardo Medina Fierro, participaron organismos empresariales, técnicos y especialistas en el tema, interesados en el desarrollo económico y social de Ensenada, quienes analizaron varias propuestas para reducir y evitar en lo posible mayores daños a la economía y a la sociedad de la región.

Se ponderó que esta vía es la columna vertebral de la comunicación entre California EE.UU., Baja California, Baja California Sur, incluso con estados del Pacífico que vía ferris, exportan e importan productos a la península y el sur de Estados Unidos.

“Nada garantiza que la escénica sea reabierta en diciembre 2014, aunado a la temporada de lluvias por venir, que pueden provocar retrasos en los trabajos de reparación en la zona del derrumbe en el kilómetro 93, con lo cual se incrementa el riesgo de que se posponga nuevamente el uso de esa vialidad”, se comentó en la reunión.

Las consecuencias se traducen en alto riesgo de pérdida de vidas humanas y económicas multimillonarias, debido al tráfico de alrededor de 12 mil vehículos diarios (4 millones 380 mil, anuales) sobre la carretera libre Tijuana-Ensenada, que antes del derrumbe apenas registraba un aforo de  mil 400 vehículos diarios (511 mil anuales).

No obstante de que los caminos de emergencia generalmente quedan en desuso luego de restablecida  la ruta principal, en este caso se buscará que sea aprovechada en forma permanente como conexión entre la carretera de cuota y la carretera libre, se dijo en la reunión.

Esta ruta de emergencia permitirá tener un camino alterno con mayor seguridad y que eventualmente no deje incomunicada a Ensenada, previendo las lluvias que se esperan con el Fenómeno del Niño.

Durante la reunión se ponderó que el costo comparativo de una ruta alterna de emergencia segura e inmediata, en principio es invaluable, ya que minimizaría el riesgo de la carretera libre en el tramo más peligroso de Santa Rosa a la Fonda, que ha costado varias vidas humanas, además de los costos económicos implicados

El costo estimado de esa ruta de entre 4 y 5 kilómetros es de 60 a 80 millones de pesos de acuerdo con estimaciones del Colegio de Ingenieros, contra los 800 millones de pesos que presupuesta la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), para una obra similar pero de 14 kilómetros.

Eventualmente esa obra se complementa con la misma de la SCT que en total requiere de mil 200 millones adicionales (En total 2 mil millones de pesos) con una extensión de 24.5 kilómetros, que incluye puntos de riesgo muy altos y eventualmente muy costosos.

El proyecto que en estudio de la SCT, pretender una nueva carretera paralela a la escénica la cual es muy costosa, ya que en una primera etapa cuesta 800 millones de pesos y una segunda para conectar al libramiento suma mil 200 millones, se advirtió en la reunión convocada por la Canacintra.

Además, se comentó, existe el antecedente del libramiento Ensenada que tiene 8 años en construcción y todavía faltan dos terceras partes para terminarlo y conectár a la Carretera Transpeninsular.

Las propuestas analizadas durante la reunión, serán expuestas a la SCT en fecha próxima, incluyen puntualmente que: Sea viable de construir en un plazo de 90 días, su uso permanente después de corregido o reabierto al tráfico de la Escénica y elimine los riesgos de la carretera libre, especialmente la bajada de La Misión.

También se busca que la vía alterna elimine los riesgos de nuevos deslizamientos del kilómetro 93 y tramos aledaños en la carretera de cuota y que su construcción sea de bajo  costo.

La propuesta fue considerada factible por expertos, considerando que en algunos puntos entre la carretera de cuota y la libre, hay entre 3 y 5 kilómetros de distancia para conectar ambas vías.

Además, a partir del kilómetro 73 de la carretera libre Tijuana-Ensenada, el terreno es prácticamente plano, sin problemas de deslizamientos o fallas tectónicas y además comunica a la desviación a la ruta del vino, lo que permitirá tener una vía adicional de salida.