Procesan 100% de aguas residuales en Culiacán y Mazatlán

Mazatlán, Sinaloa.-  Dos plantas de tratamiento permiten que Culiacán y Mazatlán se conviertan en dos ciudades que tratan al cien por ciento sus aguas residuales, señaló el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, al inaugurarlas el miércoles pasado.

 

Según un comunicado, el Presidente Peña Nieto afirmó que en la revisión que se lleva a cabo del marco normativo para la administración del recurso hídrico del País, se deben considerar mecanismos que aseguren que las plantas que se construyen tengan viabilidad para su buen uso y operación.

Precisó que muchas veces se inauguran este tipo de plantas y después dejan de operar porque el costo de operación es inviable, o simplemente porque no hay una adecuada administración.

“Lo que tenemos que asegurar, a través de mecanismos legales en la revisión que hagamos de la Ley de Aguas de nuestro país, es precisamente la debida operación, entre otros aspectos, de las plantas de tratamiento y que nos convirtamos en un país referente y modelo del respeto que hacemos a nuestro medio ambiente”, puntualizó.

El Primer Mandatario señaló que en Sinaloa se llevan a cabo distintas obras, en un trabajo conjunto del Gobierno de la República con la autoridad estatal para beneficio de todos los sinaloenses.

Entre ellas, mencionó el Libramiento de Mazatlán, que ya está en construcción, con una inversión de más de mil millones de pesos; la modernización de la carretera interregional entre Culiacán, Sinaloa y Parral, Chihuahua, que es un compromiso y que también está en proceso esta obra de más de mil 400 millones de pesos.

 

Agua: Gran responsabilidad

El director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld Federman, enfatizó que el tratamiento del agua es un tema de responsabilidad, ya que en administraciones pasadas muchas plantas de tratamiento se abandonaron.

Por ello, a instrucción del Presidente de la República, se vigila y acompaña a los organismos municipales en esta tarea.

Señaló que las dos plantas inauguradas garantizan la posibilidad de poner ejemplos en otras partes del país sobre cómo se puede traducir la armonía de tratar las aguas con un fin específico, porque, explicó, no se debe construir ninguna planta que no tenga un fin específico para el agua.

“El tema de la administración del agua requiere compromisos muy claros”, precisó.

Dijo que las descargas de la planta de aguas residuales “El Crestón”, tendrán coexistencia con la vida marina y lograrán una integración total para que no haya el mínimo contaminante a la Bahía de Mazatlán.

Por otro lado, la planta de aguas residuales “Culiacán Sur”, permite en la región poder reutilizar el agua y darla a 720 hectáreas de cultivo para su uso en actividades agropecuarias y agrícolas.