Prioridad presidencial: “Vamos para atrás”

“Donde está tu tesoro, ahí esta también tu corazón” Mt 6, 21

Con respecto a la propuesta que el ejecutivo federal ha enviado ya al Congreso de la Unión para el presupuesto 2021 de México, como presidente de la Comisión de Educación de Coparmex Tijuana y parte del Consejo Directivo de la Coalición para la Participación Social en Educación (Copase), destaco lo que el Evangelio de Mateo dice en su capítulo 6, versículo 21 que para efectos de asignación de presupuesto podría interpretarse como aquello que esta en el corazón del presidente de la República.

No cabe duda que donde ponemos el dinero que tenemos o administramos por mandato podemos ver lo que las intenciones del corazón mandan, sin embargo, el presupuesto de la nación lo hacemos todos con nuestras contribuciones, es muy importante que nuestros representantes asuman una enorme responsabilidad y le hagan saber al ejecutivo que sus intenciones no van alineadas con las prioridades para los mexicanos.

A saber, refiero el comunicado de la Copase en cuanto a la terrible rasurada que sufrirá, si el Congreso de la Unión lo autoriza, el presupuesto destinado a Educación:

En el proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2021 desaparecen trece programas educativos que tenían como foco a la población vulnerable y el combate a la pobreza. De acuerdo con los expertos, de aprobarse el presupuesto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) se concretaría la desaparición de los trece programas educativos, entre ellos son programas que NO recibirán presupuesto para el ejercicio presupuestal 2021: Programa de Escuelas de Tiempo Completo, Formación y certificación para el trabajo, Fortalecimiento a la excelencia educativa, Programa de expansión en la oferta educativa en educación media superior y superior, Programa de Carrera de docentes, Desarrollo de aprendizajes significativos de educación básica, Programa Nacional de convivencia escolar, Atención a la diversidad de la educación indígena, Atención educativa de la población escolar migrante, Evaluaciones confiables de la calidad educativa y difusión oportuna de los resultados, Sistema de información y gestión educativa, Programa Nacional de reconstrucción y Programa de Formación de recursos humanos basados en competencias.

La Copase no entiende cómo el Gobierno Federal buscará cumplir con la reforma constitucional, las nuevas leyes y, sobre todo, el plan sectorial de educación. Esto, de hecho, hace que la enseñanza y el aprendizaje sean más difíciles.

Hay una clara relación entre los niveles educativos alcanzados y las oportunidades de desarrollo de las personas y las familias. Estas relaciones indican que la inversión en educación es una inversión irremplazable para lograr la movilidad social ascendente y la erradicación de la pobreza tanto a nivel de personas como de países.

Hoy, con la “austeridad republicana” y los efectos de la pandemia, es más que probable que en el futuro inmediato los índices de desigualdad y la pobreza en el país sean peores. Desafortunadamente, con esta clase de medidas sólo nos confirma que el que nace pobre, la gran mayoría vivirán y morirán pobres. Vamos para atrás cada vez más rápido.

El verdadero libertador de México

Este 27 de septiembre celebraremos 199 años de que Agustín de Iturbide ingreso por la Calle de Plateros a la Ciudad de México al frente del Ejército Trigarante junto a figuras como Don Vicente Guerrero o Antonio López de Santa. Al día siguiente se firmaría el acta de independencia de España, acordada con Don Juan O’Donojú en Córdoba, Veracruz. En un año celebraremos verdaderamente nuestro primer bicentenario como una nación independiente gracias a Iturbide, el gran olvidado de la historia nacional.