Primeras selecciones

Por Dante Lazcano

Históricamente mis beloved Chargers en quinta selección del draft han venido tomado a jugadores muy brillantes, tanto que su paso en la liga les ha dado como hasta para llegar al Salón de la Fama como Junior Seau y LaDainian Tomlinson.

En abril pasado a mi equipo de nuevo le correspondió seleccionar en la quinta ronda, aunque yo esperaba un ala cerrado, un corredor o un apoyador, la directiva sorprendió con Joe Alt, tacle de Notre Dame que se irá al lado derecho de la formación.

Insisto que no me gustó la selección dadas las múltiples necesidades del equipo, pero a partir del hecho que Justin Herbert no terminó la temporada por fractura de mano de lanzar, separación de costilla y hombros reventados se comprende por qué lo tomaron.

Lo positivo para la carrera del pasador es que finalmente las puntas de la línea ofensiva tendrán a dos primeras selecciones, recordemos que en el 2021 tomaron a Rashawn Slater y este año es en el que deberá demostrar por qué llegó como primera selección a la liga.

Violencia amazónica

Como todos sabemos las relaciones diplomáticas entre Brasil y Estados Unidos no viven su mejor momento.

Pese a ello, o quizá por eso, es que en este otoño en Sao Paulo jugarán de temporada regular los Green Bay Packers y los Philadelphia Eagles, quizá como una señal que va a corregirse el tema.

Si las versiones son ciertas, al par de equipos ya les solicitaron que no jueguen de verde dado el alto grado de violencia que se vive, incluso ya adelantaron que moverán en vehículos blindados a los jugadores para evitar situaciones extraordinarias.

Devaluado Golden Boy

Si algo me quedó claro en aquella conferencia de prensa de anuncio de la pelea entre Saúl “Canelo» Álvarez y Jaime Munguía en Las Vegas, Nevada, fue que el pleito entre el jalisciense y Óscar de la Hoya es real.

Como se trata de un negocio, y a veces un circo, muchas veces son actuaciones las que vemos cuando los protagonistas se vociferan y se dicen hasta de lo que se van a morir.

Pero que un peleador como Álvarez, que tiene fama de ser muy “derecho”, que nunca se ha metido en un problema debajo del ring y además se le conoce como el ejemplo de lo que los boxeadores deben hacer con su dinero, le dijo a Óscar de la Hoya que si ya le había pagado el dinero que le debe de la pelea que sostuvo con Gennady Golovkin, evidenció dos cosas: la primera ya la dije, es real el pleito, la segunda que el Golden Boy anda muy tronado de lana.

Lo anterior viene a colación luego de que Ryan García, al que acaban de arrestar por ebrio, y Devin Haney, evidenciaron al exmedallista de oro en Barcelona 92, que no les ha pagado a través de sus respectivas cuentas de Twitter, ahora llamada plataforma X.

Usualmente el salario del boxeador se liquida cuando se bajan del cuadrilátero y los peleadores, o su gente, hacen la repartición de la feria con el equipo de trabajo y uno que otro zángano, después viene la pagada del esquilmo, o sea, de todo menos la pelea, que normalmente es el pay per view.

Sin embargo ese pago, al parecer, no se ha dado y si bien Golden Boy Promotions, también a través de X, pide que lean sus respectivos contratos para que hagan sus reclamos, lo cierto es que esa pelea fue hace casi dos meses y los peleadores no ven claro con sus cheques pues la televisora ya cobró.

Hace unos cinco o seis años me vaticinaron el fracaso de Óscar de la Hoya como promotor el cual se daría a partir de que perdiera al “Canelo” a la hora de su promoción, pero por cómo se maneja el box, nunca pensé que eso sucedería, pero al pobre del mexicoamericano sus acreedores ya lo están tupiendo.

Mis dos centavos

Para servir a la patria nunca sobra el que llega ni hace falta el que se va, dijo alguna vez don Venustiano Carranza.

52 centavos

Feliz cumpleaños al chiquitín autor de esta columna.