Primeras impresiones del SITT

 

Tijuana.- Recientemente el Sistema Integral de Transporte (SITT) entró en funciones en la ciudad con la promesa de ser una opción digna de traslado para los habitantes y personas con discapacidad, pero ¿cómo es viajar en el SITT? ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas?

En esta etapa de prueba de los primeros días, cuando todavía no se hacía el cobro de los 14 pesos al usuario, algunos puntos resaltaron.   

Al llegar a algunas estaciones, como las ubicadas en la calle 10 del Centro, debido a que aún no están terminadas el pasajero debe caminar por el pequeño filo que sobresale frente a los ventanales de vidrio para desplazarse a la entrada de la estación y poder abordar. En muchos de los casos esto no es mayor problema, pero cuando las estaciones están en avenidas muy transitadas y sin carril designado al SITT, el usuario queda muy cerca del paso de los carros. 

Ya en la estación, el tiempo de espera para que llegue el camión ha sido de 10 a 20 minutos, aproximadamente.

Una vez dentro del autobús, se puede observar la óptima condición de las unidades y la amabilidad de los operadores, lo que genera comodidad en el traslado.

Además, el espacio designado para personas con silla de ruedas les da una opción de traslado por los principales puntos de la ciudad, aspecto que no existe con el transporte común actual y da mayores posibilidades a la población.

El inconveniente de las unidades es que por dejar dicho espacio y por la colocación de dos puertas de un lado y una más del otro, el número de asientos se redujo, aumentando la posibilidad de que en horas pico muchos de los pasajeros deban ir de pie. Aunado a esto, no cuentan con barras en la parte superior para asirse sino una serie de sujetadores de hule individuales, lo que provoca que al estar lleno haya personas sin un soporte para agarrarse.

Además, si una persona en silla de ruedas aborda la unidad cuando esté llena, el espacio que ocuparía estaría ocupado por los pasajeros parados. 

En el traslado los camiones suelen viajar a velocidad lenta, lo que por una parte brinda seguridad y disminuye el riesgo de accidentes, pero por otra esto significa que el usuario deberá tomar su tiempo si utilizará la ruta troncal.

En viajes realizados por Infobaja se ha medido que de la estación ubicada en la colonia Sepanal, en Vía Rápida Oriente frente a las concesionarias de automóviles antes del Puente Negro, para llegar a la estación ubicada en la calle 10 del Centro, el recorrido toma de 50 minutos a una hora; de Palacio Municipal a la misma estación en calle 10 es alrededor de media hora.

El SITT resulta una opción accesible si se planea transitar largas distancias y/o llegar a puntos que se encuentran del otro lado del Río Tijuana, donde normalmente se tendría que tomar transporte al Centro y luego a su destino. Sin embargo, hay que considerar el tiempo para el traslado y preparase para ir parado.