Presenta Felipe Garrido su libro en el Cecut‏

TIJUANA.- El escritor Felipe Garrido, premio Xavier Villaurrutia 2012, eligió un conjunto de cuentos de su libro más reciente, “Conjuros”, presentado hace unos días en la Ciudad de México, para deleitar al numeroso público que se dio cita en el Centro Cultural Tijuana para escucharlo, de acuerdo a información de un comunicado de prensa.

Mientras la lluvia y el frío invadían las calles de la ciudad, la noche del pasado viernes 13 de abril en el Vestíbulo de El Cubo un aroma a café y un cálido ambiente enmarcaban el encuentro con el escritor.

Antes de ofrecer la lectura de sus relatos, el escritor refirió definiciones ya clásicas del cuento como género literario y citó las palabras de Julio Cortázar, quien se refería al tema con una metáfora del boxeo y lo equiparaba a un jab: golpe certero que fulmina a quien lo recibe.

Tras citar también el juicio de Horacio Quiroga, quien comparaba el cuento como una flecha que da en el blanco, Garrido señaló que el cuento es como un relámpago que súbitamente arroja luz haciendo retroceder a las tinieblas.

A continuación el escritor, nacido en Guadalajara, leyó una selección de su volumen de cuentos “Conjuros”, entre los cuales fue intercalando argumentos acerca de su contenido.

“Si alguien se ocupara de poner en el orden debido los textos del libro Conjuros, tendría mi biografía, muy larga, porque ahí hay escritos de hace casi 30 años. Los más viejos datan de 1984, aunque no recuerdo el orden en que fueron escritos. Aún así, este volumen encierra parte de mi vida”, dijo el escritor.

Felipe Garrido compartió diversas anécdotas que motivaron o dieron contexto a algunos de sus escritos, el primer cuento corto que escribió es el último dentro de su libro “La urna y otras historias de amor”, que son seis cuentos. “Los primeros cinco de entre 15 y 23 páginas, el más largo de 23. El último tiene sólo dos páginas. ¿Por qué lo escribí? Eso no lo recuerdo”.

Después de ese cuento, el autor entró en una racha en la que los siguientes seis, siete u ocho cuentos, escritos en un tiempo reducido, eran iguales o más breves. “No sabía qué hacer con ellos y al final de cuentas se publicaron en el semanario Sábado y mientras tanto, fui escribiendo otros más”, manifestó Garrido.

Destacó que un lector que esté dispuesto a explorar sus textos, a ver qué es lo que estos le ofrecen y esté preparado para completarlos, es, acaso, el lector ideal de “Conjuros”, publicado por el sello Jus y que esa noche pudieron adquirir sus lectores para llevárselo con alguna dedicatoria personalizada.

Todos los cuentos de “Conjuros” están reescritos, dijo. “Es posible que alguno haya pasado de la forma en que apareció en el periódico, el libro, sin que yo lo tocara, pero no sin que yo lo haya leído. Si no lo toqué es porque no hallé nada que le pudiera cambiar. Están escritos para el libro, no los trasladé tal cual”.

Felipe Garrido reiteró que le gustaría que su reciente libro encontrara lectores con cierta paciencia, porque el libro tiene muchas fórmulas narrativas, algunas se repiten, pero son muchas porque no hay una sola manera de contar cada texto”, concluyó el hombre de letras que dedicó algunos minutos para firmar y dedicar libros, así como para posar para fotos del recuerdo.