Posibilidad de proyecto de Estadio

Por Dante Lazcano

Si lo sucedido el martes por la tarde no es la señal para que la familia Spanos finalmente acepte regresar a la mesa de negociaciones para construir un estadio en San Diego no se qué se necesite, a menos claro que quiera mudar a la franquicia, la venda o acepte irse en calidad de rentero a Los Ángeles.

Como todos ya tuvimos oportunidad de ser informados, el proyecto que encabezaban junto con los Raiders de Oakland fue rechazado con una contundente votación de 30-2.

Pero a partir que Kevin Faulconer, alcalde de San Diego, doce horas después que la familia Spanos regresó con un premio de consolación de 100 millones de dólares adicionales en caso que decidan quedarse en San Diego para construir estadio, le abrió la puerta a la posibilidad que el proyecto a un costado del Qualcomm o hasta del centro de San Diego se realice.

Vaya, para entendernos, lo que el alcalde quiso decir fue que estamos ante un borrón y cuenta nueva o un nuevo inicio.

A los Spanos si bien no les aprobaron el estadio en Carson, la familia Spanos puede capitalizar el tropiezo cristalizando el proyecto de inmueble y al final elevar el valor de la franquicia, entre otras cosas, y terminar en una operación positiva, es más, hasta Jan Goldsmith, abogado de la ciudad, está de acuerdo en que se puede trabajar juntos, pero hay que sentarse a negociar, cosa que el anterior, Mike Aguirre se opuso tajantemente.

Y es cuando recuerdo las palabras de empresarios en el sentido que hasta perdiendo se puede ganar.

Luego del maremágnum de especulaciones que se generó durante la última semana, las autoridades de San Diego puntualizaron en que si se busca una votación en la que la población participe esta sería hasta noviembre, de esa manera pueden llegar a un acuerdo pues tendrían tiempo de poder completar el proyecto, además claro, que quieren ver que el compromiso de la familia Spanos sea fuerte y contundente en el sentido de quedarse en San Diego.

Y ya que hablamos de compromisos, no  perdamos de vista que la posibilidad de mudanza sigue viva pues el equipo del rayo tiene como plazo hasta el 23 de marzo de este año si resuelve irse a jugar como equipo B a la urbe angelina y en un año arreglarse con la directiva de los Rams para compartir el uso del inmueble.

Dean Spanos, presidente  de la franquicia, antes de la votación aseguró que en caso que las cosas no resultaran favorables contemplaban un 2016 jugando en San Diego y obvio, haciendo un trabajo importante de negociación con la ciudad sandieguina para completar el inmueble.

Luego de haber sido rechazado su proyecto y mediante un comunicado que publicaron en su portal de internet, Spanos asegura que tomarán un tiempo para analizar todos los panoramas pues al final cumplieron el objetivo de aprobarles la mudanza a Los Ángeles, y eso es lo realmente preocupante pues igual jalan la palanca de mudanza y en dos meses terminaron con cualquier especulación.

Pero al final de todo, y como que de repente se está obviando, es que ese 30-2 sólo habla que los dueños de los Chargers simplemente no tienen el peso específico como para ganar una elección de este tipo.

 

dlazcano@infobaja.info

twitter@dantelazcano