¿Por qué México tendría que ganar medallas?

 

Por Juan Carlos Ochoa

 

Al momento de escribir mi participación  las olimpiadas todavía no concluyen pero al menos hasta ahora han dejado un mal sabor de boca por el pobre desempeño de la delegación mexicana y la falta de apoyo a todas luces del gobierno mexicano.

Pero la pregunta que habría que hacerse no es tanto por qué no ganamos más medallas, sino, ¿por qué esperaríamos que México gane medallas? No hay que ir muy lejos para darse cuenta que el deporte no es algo importante en la cultura mexicana, no al menos en el nivel como lo es en otros países en los que la competencia deportiva juega un papel central en las familias. Es evidente ésta ausencia de cultura a nivel país al llevarnos la medalla de oro en obesidad.

Adicionalmente existe una carencia total del fomento deportivo en las instituciones educativas.  Es bien conocido que la clase de “educación física” en la primaria o secundaria se toma muy a la ligera, se dedica a practicar algún juego físico pero no esta diseñada para descubrir o cultivar posibles atletas, es mas bien la hora libre para distraerse del salón, mientras que en otros países si se toma en serio y desde pequeños existe ya diseñado un camino para incentivar y encausar en algún deporte a algún niño que resulte bueno para ello.

¿Por qué esperar medallas si en México nunca ha existido un apoyo real al deporte?  No existe un sistema para cultivar y fomentar a los que destacan para desempeñar algún deporte, los atletas de alto desempeño requieren dedicarse enteramente a la práctica y foguearse en la disciplina pero para ellos no hay dinero. En realidad en México hace mas el que quiere que el que puede, los deportistas a pesar del supuesto apoyo gubernamental salen adelante con sus propios medios.    Esta patética situación salió a relucir en muchos casos en estos juegos olímpicos: equipo que no llegó a tiempo, uniformes que no llegaron o de tallas diferentes, atletas haciendo su vaquita para pagar el viaje, entre muchos otros que solo demuestran la falta de interés real e ineficiencia del gobierno.

El presupuesto de la CONADE ha venido a la baja, en el 2016 se destinó 55% menos que el que había para Londres 2012,  sin embargo son casi 3 mil millones de pesos, ¿Cómo se gastó ese dinero? Seguramente en mantener el aparato gubernamental y en otras cosas que no le abonan al deporte mexicano, pero lo que es evidente es que a los atletas no llegó.  ¿Cómo es posible que un país pobre como Jamaica con una población similar a la de Baja California tenga mejores resultados que la economía número 11 del mundo?

El caso mexicano es un claro reflejo del fracaso de la actual administración de EPN, un gobierno corrupto y sin rumbo que tiene a la población y a sus atletas con un ánimo pesimista,  molestos y decepcionados. Así que la pregunta de nuevo es: ¿por qué esperar que México gane medallas?