POR LA ESPIRAL: Slim Helú y la Fundación Bancaria La Caixa

Por Claudia  Luna Palencia

@claudialunapale

En España, el mapa financiero  prosigue con su transformación, a fuerza de un guión exigido desde la Unión Europea (UE) y debido a una crisis económica que ha recalado igualmente  en las entrañas del sistema financiero del país ibérico.

En los últimos años ha pasado de todo: quiebra de entidades bancarias, clientes cabreados por que sus respectivos ejecutivos de cuenta les engancharon con productos riesgosos a cambio de altas tasas de interés y sobrepremios anuales. Una pifia tras otra.

Ha sido inminente el movimiento de consolidación entre las entidades financieras; la ley del más fuerte ha imperado, las instituciones de crédito con mejor balance contable y menor exposición al riesgo han tomado preferencia para adquirir otras entidades aprovechando de éstas su volumen de clientes y red de sucursales.

En su momento, los rumores,  hicieron mella en la confianza de los ahorradores que dudaron una y otra vez en dejar su dinero en las  respectivas instituciones de crédito.

De pronto, un airecillo gélido proveniente de Islandia y la quiebra de sus bancos, elevó el temor de que el hundimiento de Bankia fuera el principio de una caída en dominó y entonces las pérdidas se socializaran.

El lumen dentro del cataclismo provino de la intervención del gobierno, rescatar con dinero del erario donde había que hacerlo y fomentar la consolidación de toda la estructura del sistema financiero, en su parte más fundamental: instituciones de crédito y cajas de ahorro.

El sistema de cajas de ahorro que otrora sirvió de ejemplo para América Latina y de inspiración para el caso de México (recuerdo muy bien que cuando entrevisté a Vicente Fox, como candidato a la Presidencia, me habló de su idea de copiarlo) finalmente fracasó, también se lo llevó el pinchazo de la burbuja inmobiliaria española.

Es verdad, también salieron a la luz pública todo tipo de corruptelas y una pésima gestión del modelo que terminó por cargarse a 44 cajas de ahorro, de las 46 operantes. En la actualidad quedan dos cajas de ahorro: Caixa Ontinyent y Colonya Caixa Pollenca.

 

A COLACIÓN

Cabe mencionar que, desde el 27 de diciembre de 2013,  entró en vigor la Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias,  que consigna que habrá fundaciones ordinarias con participaciones en entidades de crédito.

Por ende, el  nuevo sistema contempla cajas de ahorros que ejercen la actividad financiera directamente, fundaciones bancarias y fundaciones ordinarias.

Solamente las cajas de ahorros propiamente dichas podrán seguir desarrollando en su propio nombre el negocio bancario.  Las fundaciones bancarias y las ordinarias, privadas ya de la condición de entidad de crédito, no ejercerán actividades financieras con excepción de lo previsto en relación con los montes de piedad.

Los órganos de gobierno en las fundaciones bancarias serán el Patronato. Precisamente, el pasado 22 de mayo, en Asamblea General se aprobó la transformación de La Caixa en la nueva Fundación Bancaria “la Caixa”.

Estamos hablando de un grupo que tiene una raigambre de más de 110 años convertido ahora en fundación bancaria con una dotación de 5 mil 868 millones de euros.

Toda la actividad bancaria y aseguradora ha sido migrada a  CaixaBank, el tercer banco español más grande por activos y que cotiza en bolsa;  pero será la Fundación  Bancaria “la Caixa” la que controle todo el holding incluyendo Criteria Caixa Holding –que no cotiza en bolsa-, y que es la compañía de inversión del grupo con participaciones en distintos sectores.

Y aquí el millonario Carlos Slim Helú tiene un papel preponderante, dado que Isidro Fainé, presidente de CaixaBank y de la Fundación Bancaria, le  ha invitado a formar parte del Patronato, junto con otros notables como César Alierta (Telefónica), Javier Solana (ex ministro de Relaciones Exteriores) y  Salvador Alemany (Abertis).

En dicha asamblea en la que fue anunciada  la participación de Slim Helú,  se dio a conocer que Jaume Giró, ocupará la Dirección General de la fundación dejando atrás su cargo como director general adjunto del banco.

Nuevos vientos soplan para La Caixa, un grupo que ostenta una serie de inversiones  estratégicas en diversas entidades tales como Repsol, mucho se dijo en la prensa que el interés de Slim Helú siempre ha sido entrar en  la petrolera española.

Hay mucho más de especulación, por que el desembarco de Slim Helú en España, no termina bien a bien de definirse y no es que le falten oportunidades para hacerlo en una etapa en la que muchas empresas de todos los sectores están ávidas de oxígeno financiero.