Por la espiral: México entre los más poblados en 2050

De acuerdo, con el Instituto Francés de Estudios Demográficos (INED), para el año 2050 la población mundial habrá crecido hasta los 9 mil 731 millones de personas y México seguirá siendo un país densamente poblado.

En la actualidad en el planeta tierra habitamos 7 mil 141 millones de  seres humanos que todos los días demandamos agua, comida, energía y dejamos nuestra propia huella ecológica.

Además no existe corresponsabilidad entre el tamaño del territorio respecto de la población lo que hace que la mala distribución, tanto de personas como de bienes satisfactorios, guarden siempre una proporción en desequilibrio.

Para muestra basta un botón: en parte  importante del territorio africano suceden en pleno siglo XXI serias hambrunas, la falta de agua y alimento sólido para buena parte de la población, no parecen mermar su  crecimiento y  es que, aunque parezca contradictorio, el INED advierte que África, su población pasará de  1 mil 100 millones de personas a 2 mil 435 millones de habitantes.

Todo lo contrario sucederá con Europa, cuya geografía, clima y disponibilidad de recursos a favor de sus pobladores haría suponer a sociólogos y economistas la ampliación futura del número de habitantes.

Actualmente los  740 millones de habitantes en 2013 descenderán a 726 millones en 2050.

México alcanzará los 150 millones de habitantes en 2050 y varias áreas urbanas aumentarán todavía más en tamaño poblacional: ciudad de México, Estado de México, Guadalajara, Monterrey y Querétaro.

De aquí a dicha fecha, la pirámide poblacional en el país adelgazará en su base debido a una menor  tasa de natalidad y ensanchará más en la parte de en medio que corresponde a los grupos de edad de 15 a 64 años, mientras que la punta seguirá engrosándose, inevitablemente.

De lo que estamos hablando es de que opera un cambio de proporción entre la población no productiva (niños y personas en edad de retiro) respecto a la población en edad productiva.

Las implicaciones van a futuro, antes de 2020 habrá dos personas productivas por cada persona no productiva, es un hecho sin precedentes en nuestro país, una ventana de oportunidades para el crecimiento, el ahorro interno, debido a tanta gente produciendo.

De allí la urgente necesidad de crear en la actualidad las bases efectivas para aprovechar ese cúmulo humano en edad productiva, que por supuesto después del año 2050 pasará a ensanchar la punta de la pirámide creando una presión sobre de las políticas públicas.

Deben crearse las canales de acceso para  incluir a todos los excluidos del sistema formal bancario, pensiones, viviendas, seguridad social, salud, educación, de no hacerlo cuando revierta el bono demográfico tendremos graves problemas con un Estado quebrado e imposibilitado para pagar a sus pensionados; además una población bastante longeva y no productiva que requerirá  doctores, medicinas, vivienda, alimentación, servicios, etc.

Por supuesto, millones de personas laborando en la calle sin ningún tipo de paraguas social serán también parte de la tercera edad cada vez más cuantiosa después del 2050. Habrá que no olvidarlo.