Por la espiral: Google y Apple ¿duopolios?

El pasado fin de semana en Barcelona inició una especie de cónclave de las grandes empresas de telecomunicaciones del mundo para, entre otras cosas, “conspirar” en contra de los avances que todos los días obtienen empresas como Google y Apple tanto en telefonía móvil, como Internet.

La guerra es contra los servicios gratuitos que los usuarios pueden descargar para comunicarse por la libre con sus familiares, amigos y conocidos ubicados en cualquier parte del mundo.

La primera alerta la puso Skype, luego Whatsapp, finalmente en el “Mobile World Congress” de Barcelona se desató el rifi rafe contra los gigantes online que “apenas crean empleo, no invierten, ni tributan”.

Es una realidad, digamos la nueva realidad nuestra, de una generación que en Navidades antes de correr a dar besos y abrazos llenos de emotividad, se arroja a los brazos de la nueva tecnología para chatear y conectarse a una red tan abstracta como verdadera. Y además lo quieren gratis.

A las empresas que mueven los hilos del mundo de las telecomunicaciones les interesa que nadie les coma el pastel y que ellos sigan facturando para lo que defienden es “una cadena de valor.”.

En contraparte está un mundo neta y puramente joven, en crecimiento y expansión, que no quiere saber de facturas, más que de un mundo virtual, interconectado permanentemente, basado en una nueva relación online que, inclusive, construye sus propias historias de amor.

Por eso es que, a la reunión en la ciudad condal, acudieron nada menos y nada más que los ejecutivos de los 14 mayores grupos de telecomunicaciones del mundo.

El encargado de enarbolar el listón, César Alierta, presidente de Telefónica, puso el dedo en la llaga tras analizar el riesgo que corren las empresas de telefonía móvil y quedar reducidas a simples proveedores de conectividad ante la pujanza de empresas de otros sectores que ofrecen nuevas fórmulas de comunicaciones.

“A juicio del sector hay algo que hacer ya que los nuevos servicios a través de los móviles deben ayudar a compensar los 234 mil millones de dólares de facturación que la industria podría perder entre 2012 y 2016, por el descenso del negocio de las llamadas tradicionales. Si rivales como Apple y Google se llevan los ingresos por los servicios de última generación, la industria caerá en la irrelevancia.”

Al cónclave del 24 de febrero asistieron: Jon Fredik, consejero Delegado de Telenor Noruega; Franco Bernabé, presidente Ejecutivo de Telecom Italia; Vittorio Colao, consejero Delegado de Vodafone Reino Unido; Sifiso Dabengwa, consejero Delegado de MTN Sudáfrica. Daniel Hajj, consejero Delegado, América Móvil México; Suk Chae Lee, consejero Delegado de KT Corea.

Además hubo delegados de empresas de China, Rusia, India, Alemania, Francia y Estados Unidos

Se trata de una cumbre casi sin precedente para analizar el riesgo que corren las empresas de telefonía móvil de perder toda relevancia y ser consideradas proveedoras de conectividad. Hay que ponerse las pilas porque la innovación y creatividad capturan nuevos clientes y esto al final se traduce en una pérdida de facturación, por ende, de beneficios.