Por dentro y por fuera: Nuevo campo de batalla

Las redes sociales han revolucionado la forma en cómo nos conocemos e interactuamos con otras personas; la forma en como nos comunicamos con amigos y compartimos nuestra información ha ampliado los criterios de acercamiento y discusión hacia lugares antes pensados exclusivos del mundo virtual, pero que hoy tienen efectos inmediatos en el mundo real.

Facebook es la red social más popular en el mundo y twitter procesa más de 65 millones de tweets al día de sus más de 200 millones de usuarios. El boom más fuerte en México en los últimos dos años está en adultos entre los 30 y 50 años de edad, es decir el grueso del electorado mexicano.

En estos momentos de inconsciencia legislativa, la amenaza para nuestros diputados no son los comentarios del Facebook o Twitter, sino las decisiones que les imponen desde su coordinación parlamentaria.

Diferenciar si la fuerza política ‘Beltroniana’ en la cámara de diputados se impone por ser legislador priista o porque realmente una política de homologación del IVA en la frontera se justifica para mejorar la calidad de vida de nuestros gobernados, es una discusión fundamental en estos momentos, que no solo deben hacerse los legisladores fronterizos, sino los 500 diputados que están por emitir su voto en estos días.

Hace unos días los bajacalifornianos, escuchamos escandalizados la lectura de un guion al que, dictado desde algún escritorio de partido, dio lectura el Diputado por el Distrito VI de Tijuana, Jaime Chris López Alvarado al parecer en favor de subirnos la tasa del IVA en la frontera. Los buenos observadores de la historia nacional sabemos que desde siempre la disciplina partidaria del PRI y del PAN, han servido como escudo del verdadero resentimiento escondido que desde el centro tienen hacia los estados norteños, sobre todo los fronterizos, pues nos consideran “estados privilegiados”.

Las historias protagonizadas por políticos emanados de la frontera que traicionan los intereses de sus electores son lesivas y arrogantes, pero se siguen repitiendo en estos tiempos, por lo que da la impresión que nuestra clase política sólo juega con nosotros y nos fingen su amor con la finalidad de ganar elecciones. Si observamos también a pesar de las reformas, nuestra clase política no ha evolucionado, quieren un país de primera con políticos de tercera.

Las redes sociales están condenando las malas acciones de nuestros gobernantes, por lo que nuestros apéndices legislativos ya no podrán escabullirse. Facebook es un campo de batalla abierto a la crítica y al escarnio público, por tanto lo que parece una ventaja publicitaria en época de campaña se vuelve una pesadilla durante su gestión como políticos.

En momentos decisivos es cuando se mide el temple de los políticos aunque a muchos los traicionan miedos y ambiciones personales, por lo que un ejercicio de autocrítica reflexiva para replantearse su papel es más que justificable en este mes, todavía están a tiempo de reivindicarse con su comunidad y votar en favor de la vida fronteriza.

Y si no lo hicieren, tendrán que dar mejores explicaciones que las que nos han dado hasta el momento, porque hoy con las redes sociales es más fácil que el pueblo se los demande.