Por dentro y por fuera: La gobernable ingobernabilidad

A cierta parte de la oposición panista no le queda claro que el arte de gobernar ha sido una difícil tarea para sus líderes, siempre han sido mejores para la crítica que para regir la vida de los mexicanos. 

Lo cierto es que en la guerra de las percepciones políticas todo se vale, pues las redes sociales siguen siendo el campo de batalla de los mercadólogos que prefieren lanzar dardos envenenados en cuanto ven la primera oportunidad que aportar alguna idea valiosa en beneficio de la comuna. La mayoría de los asesores de la manipulación ni siquiera son de la región, por eso se van sin darse cuenta del daño social que generan pues la debilidad histórica de una sociedad como Tijuana fue y sigue siendo la falta de cohesión social. 

La falta de gobernabilidad no es producto de las buenas o malas decisiones de un gobernante, sino que la ingobernabilidad se debe a esa destrucción del tejido social producto de los ataques que entre familias tijuanenses  se da por la obtención del poder, derramando ese encono entre las bases de la pirámide social.

Si hemos tenido gobiernos corruptos en el pasado es producto de una sociedad corrompida, atravesada por una crisis de valores. Endeudar tampoco es gobernar, antes de pensar  en contraer créditos la ciudad debe sanear la irresponsable deuda que nos heredó un gobierno panista por cierto, buscando primero concretar todas las partidas federales y estatales que le corresponden al tercer municipio más grande en densidad poblacional del país, sólo detrás de Ecatepec e Iztapalapa.

La crítica lanzada por el dirigente del PAN en Baja California, José Luis Ovando Patrón, va única y exclusivamente contra Jorge Astiazarán porque es el Alcalde que no es de su partido que se encuentra mejor posicionado en la opinión pública, y lo único que buscan es desprestigiarlo para ir abriendo paso a los intereses político-electorales del año entrante.

Efectivamente lo que está pasando en Tijuana no tiene antecedentes, nunca en la historia de Tijuana habíamos tenido un alcalde honesto que prefiere poner el ejemplo con obras, a pesar de ello, Astiazarán lanzará el Plan Municipal de Desarrollo una vez concluidos los trabajos de consulta pública, pero el documento solo arrojará los enormes rezagos que administraciones pasadas decidieron no atender y que hoy lamentablemente son una emergencia.

El actual ayuntamiento trabaja ya en varias obras por toda la ciudad desde El Refugio hasta El Pasteje, desde la calle Segunda hasta la Ciclovía de Paseo de los Héroes, y el asfalto reciclado será la primera opción en el bacheo de calles y rampas en los principales accesos a las colonias.

No nos confundamos en la esperanza de seguir avanzando comprometiendo nuestro futuro, es preferible hacer el sacrificio de austeridad ahora, que permitir un mayor quebranto de nuestro patrimonio hipotecando el futuro de nuestros hijos y nietos, pues finalmente ellos serán los que aquí han de vivir.