Por dentro y por fuera: La Frontera del Conocimiento

“Ningún viento es favorable para quien no conoce el puerto al que quiere arribar”.

Séneca

 

Sin duda una de las personas que más han influido y están influyendo en mi formación académica, pues en realidad uno nunca deja de aprender, es la Doctora en Ciencias con Especialidad en Investigaciones Educativas por el Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, María del Rosario Maríñez, una verdadera maestra que no solo imparte cátedra con un corazón genuino, sino que una vez que te instruye, te impulsa para que tú solo navegues por los asombrosos mares del conocimiento, ayudándote en el camino a discernir sobre el significado de los tesoros encontrados, sus clases son una permanente invitación para adentrarnos en las fronteras de la divulgación y los interminables descubrimientos científicos. Coordinadora del Doctorado en Educación de la Universidad Iberoamericana en Tijuana desde hace 4 años, tengo el placer de haber sido su alumno. Maríñez es una mujer que reconoce haber sufrido una especie de ‘cirugía estructural’, tras la reconstrucción neuronal a la que fue sometida por la Dra. Rosa Nidia Buenfil y los carniceros del Cinvestav, su forma de pensar fue sometida a duras pruebas y la forma en cómo llegamos al conocimiento tuvo que modificarse para permitirle llegar a ser la maestra que hoy es, sus ideas tuvieron que ser depuradas y su sistema sufrió el desprendimiento del pensamiento anclado a viejos esquemas que impiden la reconfiguración de un nuevo diseño educativo en México.

Por eso la Dra. Mariñez hoy es autora de muchas propuestas innovadoras que deben ser estudiadas y tomadas en cuenta si queremos que este país avance en materia educativa. Tras mis dos intentos fallidos por concluir mis estudios doctorales, sigo consultando a la Dra. Maríñez sobre diversas inquietudes profesionales, pero lo que más aprecio son los momentos que dedicamos a nuestras pláticas filosóficas y al análisis de los movimientos políticos-sociales de la actualidad. Formadora y educadora en toda la extensión de la palabra, la maestra Maríñez tiene una trayectoria profesional como docente e investigadora que no se puede tomar a la ligera, sus trabajos van enfocados al estudio de las inconsistencias históricas del discurso oficialista que desde la Secretaría de Educación Pública se construye en este país desde José Vasconcelos hasta la fecha, en alguna ocasión hemos tenido debates al respecto, pero ante la divergencia de opiniones la Dra. Maríñez siempre ha sido un faro que permite que los pensamientos e ideas lleguen siempre a buen puerto.

Van para la Maestra Maríñez una cesta de manzanas, pues la manzana es considerada la fruta del saber ya que simboliza la fortaleza durante el aprendizaje, sirva pues la presente columna como una ovación para todos los buenos maestros que como la Maestra Mariñez nos guían con sus conocimientos , ya que su gran presencia dentro y fuera de las aulas nos inspiran admiración y respeto.