Por dentro y por fuera: La cosecha

Desde 2007 me propuse ayudar a mi ciudad a transformar el crecimiento económico en desarrollo sustentable. Lo maravilloso es ir descubriendo que cada vez somos más los que compartimos dicho anhelo.

¿Quiénes de ustedes sabían que en el techo de un famoso centro comercial sobre la vía rápida en Tijuana se encuentra un huerto hidropónico que produce 600 lechugas al mes, mismas que se llegan a vender hasta en 3 dólares en el mercado de San Diego cada una?

En lo profesional 2014 ha sido un año lleno de logros y bendiciones, en especial tratándose de un proyecto en específico que me llena de orgullo compartirles, ya que después de algunos años de la puesta en marcha de Tijuana Green como asociación ecologista sin fines de lucro, los primeros frutos están empezando a dar brotes, y al parecer vienen jugosos. 

Y es que en estos últimos días, mi experiencia en Maneadero ha sido gratificante. Junto con el equipo de trabajo venimos recolectando impresiones que estoy seguro que antes de finalizar el año van a terminar en inversiones sustentables, pues pretendemos adoptar nuevas prácticas de irrigación que van a dejar descansar los mantos freáticos de aquella zona y sobre todo aliviarán la alta carga alimentaria que demandan nuestras ciudades y que por generaciones se ha hecho sobre el campo ensenadense. 

Si logramos terminar el año con uno o dos invernaderos con sistemas de flujo constante de agua y cultivo sin tierra  habremos logrado el objetivo, pero al paso que vamos seguro estoy de que al menos en seis agricultores distintos habrá viabilidad para arrancar con técnicas ancestrales como la hidroponía y la acuaponía, y digo ancestrales porque ya desde tiempos prehispánicos los agricultores aztecas cultivaban en chinampas con raíces flotantes.

No sabíamos que Maneadero tiene el potencial para convertirse en el sistema hidropónico más grande de México.  Si bien ya hay otros proyectos grandes  en Puebla y en el Estado de México, la cercanía con los proveedores de estos sistemas nos pone en una situación de ventaja competitiva. Por tanto, en Tijuana Green buscamos conciliar valores y estados de ánimo que en otros tiempos se consideraban absurdos y contradictorios, la ecología y la economía hoy se fusionan en grandes ciudades como Los Angeles y Chicago para ofrecernos proyectos sustentables como los casos de estudio que les hemos llevado a los agricultores de Ensenada.

Y es que imaginen la planta de la cervecería Tecate, en aquel pueblo mágico, convertida en un invernadero hidro-acuapónico, bueno pues eso mismo le sucedió a la Hamm´s Brewery en Nueva York. Lo que antes eran edificios símbolos de la decadencia urbana, hoy están recobrando vida y se están convirtiendo en un activo comunitario gracias a la hidroponía.

Por cierto este próximo 26 y 27 de Julio, los invito a la ciudad de San Francisco, California donde se llevará a cabo la 11a. Convención Nacional de Sistemas Hidropónicos de los Estados Unidos, con más de 400 expositores especializados en estos tecnificados métodos agrícolas.  Para mayores informes les recomiendo visiten el sitio: indoorgardenexpo.com.