Por dentro y por fuera: Eco-hipócritas

El término “Eco-Hipócritas” lo acuñó en Estados Unidos de América, como una crítica constructiva, la editorialista en 2010 de la revista Newsweek, Raina Kelley, para describir a aquellos que predican valores ecológicos pero en la vida real no los practican.

A estas alturas, ya está demostrado que el ritmo de vida consumista que llevamos es insostenible, sobre todo en esta ciudad, donde nos hemos acostumbrado a la comodidad de depender de servicios que tenemos a la mano, como lo es el servicio de recolección de basura.

Aunque para muchos que abogan por el cambio de mentalidad y el medio ambiente, llegó el momento para que en Tijuana empecemos a balancear los principios ecológicos que estamos adquiriendo con el adecuado aprovechamiento de nuestros recursos, en este caso manejando nuestros residuos para su reciclaje y aprovechamiento.

Política cero residuos como la que tiene el municipio de San Francisco, California y pretenden ser una realidad para el año 2020, pueden servir como ejemplo para nosotros. Es decir, que todos los residuos en vez de desperdicios, sean considerados materiales reutilizables y así reciclados por la ciudad.

En este momento, todos los propietarios de casas, terrenos o edificios, son obligados a reciclar y a producir composta por mandato de ley.

En San Francisco nadie en la ciudad tira residuos de comida o de jardinería a la basura. Gracias a ello, desde 2009 que arrancó el programa por el Departamento de Limpia, más de 62,000 toneladas de residuos que en otros tiempos irían a parar al relleno sanitario, son aprovechados por la ciudad californiana, para la elaboración de composta que nutre jardines comunitarios, banquetas con árboles, parques públicos, camellones forestados, glorietas temáticas, taludes en riesgo, en algunos casos zonas agrícolas, y demás zonas por preservar como áreas verdes dentro de la comuna.

En Tijuana con mucho esfuerzo personal y colectivo por parte del equipo que conformó la Arq. Carmen Romo, Directora del Centro de Composteo Urbano de Tijuana y de la Asociación Civil Tijuana Calidad de Vida, quien junto con Michelle Zapata han logrado poner en marcha una de los proyectos de mayor posibilidades de éxito ecológico en el futuro inmediato de Tijuana.

Ellas quieren aprovechar cada vez en mayor cantidad los residuos orgánicos de restaurantes, supermercados y centrales de abasto, así como los que disponen los particulares que brindan el servicio de jardinería en la ciudad para que vayan a la cuchilla de terreno que les donó el Ayuntamiento, y que se encuentra ubicada en el entronque entre Blvd. Lázaro Cárdenas y Vía Rápida a depositar sus residuos, pues el proyecto no cuenta con camiones recolectores todavía, esperemos que para el próximo año los apoyos internacionales de la Agencia de Protección al Ambiente de los Estados Unidos de América se incrementen, pues lamentablemente son fuentes extranjeras y no locales las que fondean proyectos benéficos de esta naturaleza.

La buena noticia es que el Centro abrió sus puertas hace apenas unos meses y este sábado 28 de Septiembre, ya organiza su 2ª. Feria de Orgánicos a partir de las 11:00 horas, donde el visitante podrá aprender cómo realizar composta en casa y que tipo de productos eco-amigables, como los considerados orgánicos debe consumir para ayudar a conservar recursos.

Sé que para muchos es imposible romper paradigmas añejos, y pareciera que cumplir con las reglas ecológicas en la era moderna se torna algo complicado, porque sienten que hay cosas que a pesar de que le hacemos daño al planeta, dependemos de ellas para vivir.

En realidad no se trata de vivir abrazados de un árbol, sino de fabricar composta en casa, ya verán que es una técnica muy fácil de adquirir. Nos vemos el sábado.