Políticas Públicas contra la deserción escolar

Por José Luis Kato Lizardi

katolizardi@hotmail.com

Es de todos conocido que uno de los principales problemas de la educación de este País es la deserción escolar. Que los alumnos dejen la escuela para irse a trabajar o lo que es peor engrosar las filas de los Ninis (jóvenes que ni estudian ni trabajan) es toda una tragedia para México, los costos sociales y económicos son altos.

Estudiando las causas de este problema encontramos que las principales son las académicas, en seguida podemos mencionar las económicas, y en tercero están las de orden psicosociales.

Que un alumno repruebe sobre todo en los primeros semestres y deje la escuela es bastante común en todos los bachilleratos, las causas de dicha reprobación también son amplias y complicadas.

Este fenómeno no es nuevo en México, como muchos otros problemas fueron alimentándose con omisiones y falta de políticas públicas adecuadas para responder a los retos de una sociedad más compleja y en pleno crecimiento.

Con todo y el esfuerzo de este sexenio de construir más de mil planteles de media superior (alcanzando una cobertura de 66%), el rezago histórico difícilmente se abatirá de la noche a la mañana. Está programado un plazo de 10 años el poder garantizar un espacio a todos aquellos que reclamen un lugar en un bachillerato.

Por muchos años el nivel medio superior fue descuidado, por lógica la deserción escolar en este nivel fue aumentando con el pasar de los años.

La propuesta de las autoridades educativas para disminuir la deserción escolar, es un programa de alcance nacional denominado “Síguele Caminemos Juntos”, que trata de atacar las causas de este fenómeno de forma integral; por una parte se propone un Programa nacional de Tutorías que acompañe al alumno que tenga problemas académicos; también la Alerta Temprana que permite detectar los síntomas de un alumno que es candidato a desertar; otro programa es el de ConstruyeT, que trata de construir un ambiente estudiantil sano, libre de violencia y de adicciones; otra propuesta es el Programa Nacional de Vinculación que pretende acercar este nivel tanto al sector productivo como con la comunidad en general.

Otra parte es el de la Orientación Vocacional que informa a los jóvenes para que puedan irse perfilando para una carrera universitaria; también está Fomento a la Lectura, para inculcar hábitos de estudio, y cerrando la propuesta se encuentran las becas.

El gobierno federal emprendió un programa de becas sin precedente, tan solo en este semestre se pretende otorgar 600 mil becas a estudiantes de bachillerato en el País. Esa es la razón de las becas Síguele, brindar más oportunidades a los jóvenes de familias de menos recursos para que no abandonen su bachillerato.

En Baja California debido a una exitosa difusión se alcanzó la cifra record de 31,206 becas federales, el lunes 26 de marzo fueron entregadas en un bonito evento por el Dr. José Ángel Córdova, secretario de Educación y el gobernador José Guadalupe Osuna Millán.

Para darnos una idea, subsistemas como Cecyte tendrán cerca de 10 mil alumnos becados. El apoyo económico será de más de 156 millones de pesos para la entidad. Sin duda una oportunidad histórica para poder cambiar la vida de muchos jóvenes.

*El autor es funcionario del Sistema Educativo Federal.

Compartir
Artículo anteriorAcento
Artículo siguienteJeff Moorad, John Moores y Fox