Poderosa libertad, poderoso internet

Por Maru Lozano Carbonell

Actualmente es el instrumento más poderoso para difundir problemas o desenlaces de la sociedad. Se supondría que el periodista o comunicólogo lo hiciera contribuyendo de manera crítica y responsable.

Cuando un periodista se ve limitado, simple y sencillamente se une a sus seguidores con fuerza y soporte, fincando en la nube el compromiso de informar.

No confundamos a todas aquellas personas que conocen el negocio y la manera de monetizar, ataviadas y equipadas de amarilla gracia con aquellos periodistas que estudiaron y cada doce de marzo celebran el Día Internacional de la Libertad de Expresión en Internet, iniciativa creada por “Reporteros sin Fronteras” para denunciar la cibercensura mundial, entre otras cosas.

Todos los periodistas tienen derecho a buscar, recibir y difundir información sin censura ni miedo a la represión, porque vivimos en democracia. Y es que esto sirve también para la defensa de otros derechos humanos como los derechos de las minorías o de los grupos discriminados y marginados. Pero la libertad de expresión no es un derecho absoluto porque puede afectar a otros y las reglas del internet deberían ser capaces de proteger todos los derechos que entran en juego pero al mismo tiempo seguir fortaleciendo el potencial democratizador.

Lo malo es que es un medio abierto, lo gobierna ¿quién? Siempre he pensado que el consumidor. Ningún medio de ningún tipo vive si el cliente no atiende o no paga, donde está la intención está la reacción.

Para todo esto, existe una Comisión que regula los criterios y principios generales para la libertad de expresión en internet con sus cinco máximas: Acceso universal, no discriminación, pluralismo, privacidad y neutralidad de la red.

Nuria Varela, periodista e investigadora española ha dicho que: “México es un lugar complicado porque aparentemente no es un lugar que esté en un conflicto bélico, aparentemente aquí no hay guerra y entonces no se evidencia lo peligroso que es”.  

Lo refuerza la periodista mexicana Olivia Zerón que acota lo que “Reporteros sin Fronteras” quienes ya sabemos que trabajan temas de periodismo en riesgo a nivel internacional, ubican a México como uno de los países más letales para ejercer el periodismo, después de Siria y Afganistán, ¡imagínate!

Cuando se asesina a un periodista, el gobierno sigue un mismo patrón de decir y hacer creer que el hecho ya no estaba relacionado al trabajo periodístico sino a un aspecto de su vida personal, que andaba en cosas raras, en pasos turbios, crimen pasional, etc. ¡Toda una poesía a la misoginia!

“Reporteros sin Fronteras” es una organización internacional que tiene su sede en París, Francia y ha creado una “Biblioteca Sin Censura” con varias salas virtuales, incluso el año pasado inauguró dos salas dentro del juego Minecraft en donde se tiene acceso a artículos censurados de México, Rusia, Egipto y varios más.

¿Podrías creer que hay países que restringen la libertad de expresión en internet desde sus argumentos religiosos, políticos y de seguridad? Está Corea del Norte, China, Siria, Irán, entre muchos otros más.

La sociedad reclama lo que se le tiene que decir, pero que el Estado no utilice sus recursos para limitarlos, es que no se puede matar una verdad ¡matando! porque honor a ese periodista que tiene que descifrar y desvelar qué es verdad y qué es mentira. 

Que en el curso de este desvelo, no haya más violencia contra ellos, por favor.