Pobreza y crimen organizado en reunión de la OEA con UE

El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, encabezó la delegación de la institución hemisférica que participó en una jornada de diálogo con un grupo de diplomáticos de la Unión Europea asignados a América Latina, encabezado por Christian Leffler, el director ejecutivo para las Américas del Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea, que analizó los trabajos comunes de las dos instituciones y los desafíos y avances en la democracia en la región.

Al culminar el encuentro, que se celebró en la sede de la OEA en Washington, DC, el Secretario General Insulza afirmó que “hemos tenido una reunión muy fructífera con la delegación de la UE y estamos revisando algunos de los temas más importantes del trabajo que llevamos a cabo en conjunto”. El jefe de la institución continental resaltó entre los temas de conversación “la democracia, el desarrollo, la pobreza y la inequidad, y el tema de los derechos humanos, que es el objeto de nuestra Asamblea General Extraordinaria que se llevará a cabo mañana”.

En su presentación en la reunión, el máximo representante de la Organización Hemisférica delineó cómo la OEA ha evolucionado en sus prioridades desde su fundación, y destacó que “los problemas del presente se centran fundamentalmente en el fortalecimiento de la democracia, ante las amenazas que surgen de los problemas de pobreza y desigualdad y criminalidad organizada”. Políticamente, agregó, la región tiene desafíos en cuanto a “la separación de poderes, poderes judiciales aún muy débiles, problemas de corrupción, y un conjunto de problemas institucionales” que tienen raíces históricas.

“Yo creo que la democracia es un proceso”, dijo el Secretario General Insulza, “no una fotografia; es un proceso que avanza y a veces retrocede”. Refiriéndose a la región, dijo que “nosotros tenemos limitaciones, pero grandes progresos también”, y mencionó entre estos, que todos los gobiernos de los Estados Miembros de la OEA han sido elegidos democráticamente y que la estabilidad de los gobiernos en la región ha aumentado de manera significativa en los últimos años.

Por su parte, el Embajador Leffler le agradeció al Secretario General “por tomar el tiempo en una semana particularmente ocupada e importante, para departir con nuestros funcionarios políticos del continente americano”, y destacó la “buena cooperación entre la OEA y la Unión Europea durante muchos años”. La institución supranacional europea tiene estatus de observador permanente ante la OEA desde 1989, y la cooperación entre ambos organismos se formalizó en 2009 con la firma de un Memorando de Entendimiento que sienta las bases de la colaboración.

El diplomático europeo explicó que “nuestros esfuerzos en el continente siguen dos vías paralelas” en sus objetivos: traducir el progreso económico en progreso social, y consolidar la gobernabilidad y la democracia. Partiendo de esas dos vías relacionadas, dijo el Embajador Leffler, la UE construye sus acciones en las Américas.

Después de las palabras del Secretario General y el Embajador Leffler, los funcionarios políticos de la Unión Europea conversaron con el líder de la OEA sobre varios temas de la actualidad continental. El intercambio incluyó temas como el proceso de fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos que culmina mañana en una Asamblea General Extraordinaria de la OEA en Washington, DC; las Misiones de Observación Electoral; el proceso de paz en Colombia; y el comercio y las inversiones en la región.

Acompañaron al Secretario General Insulza en el encuentro el Secretario de Relaciones Externas de la OEA, Alfonso Quiñonez, y el Director del Departamento de Asuntos Internacionales, Jorge Sanín.