Planta desaladora resolverá crisis de agua

 

Ensenada.- Para llevar el agua a los cinco municipios de Baja California, el líquido debe hacer un largo recorrido que inicia principalmente en el Río Colorado, suministro que se negocia con Estados Unidos. 

Las presas en el estado, particularmente la Abelardo L. Rodríguez, en Tijuana, prácticamente están vacías por lo que se tiene que traer el líquido desde lejos a través de esta “ruta del agua”, que parte de Mexicali para ofrecer este servicio en todo el estado. 

Por lo mismo la importancia de las plantas desalinizadoras en Baja California, especialmente la de Ensenada, el municipio con la mayor problemática de suministro de agua en la entidad. 

Pese a las especulaciones sobre el diseño, la construcción y operación de la nueva Planta Desalinizadora que resolvería la crisis por el desabasto de agua en Ensenada, existe incertidumbre en algunos sectores por los costos que sufriría el vital líquido, dado que los derechos y participaciones han sido concesionados a una empresa privada, que ganó un contrato gubernamental por más de 20 años y participaciones por arriba del 70%.

La Planta Desalinizadora en Ensenada inició su construcción por parte de la empresa extranjera GS-INIMA, en septiembre del 2014. Actualmente se encuentra en la recta final para su entrada en operaciones tentativamente en marzo del próximo año, 2017, cuando promete abastecer con un suministro de hasta 250 litros por segundo de velocidad, lo que cubriría el déficit de hasta 150 litros por segundo que registra la ciudad actualmente, al potabilizar el agua de mar.

De acuerdo a autoridades de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Baja California, CESPE, de la Comisión Estatal del Agua, CEA, y de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano del Estado, SIDUE, estaría resuelta la crisis de agua en Ensenada una vez que entre en operación esta Planta, cuya inversión inicial asciende a 748.8 millones de pesos.

Del monto total el 28.2 % es aportado por el gobierno federal y la mayoría, es decir, el 71.8% por la empresa beneficiada en concurso, GS-INIMA.

 

Abelardo Cárdenas, del Departamento de Comunicación Social de la CESPE, aseguró que esta obra forma parte de un plan integral impulsado por la administración estatal, encabezada por el gobernador Francisco Vega de Lamadrid, y busca atender los retos en materia de agua que enfrenta el Estado.

 

Por lo anterior, dijo, se estaría también contando con la construcción de otras desalinizadoras, una de ellas instalada en Playas de Rosarito y otras en San Quintín e Isla de Cedros; la de San Quintín inaugurada la obra apenas el pasado viernes 25 de noviembre del presente año.

 

Agregó que en el caso de Ensenada no existía “ofertante” para el suministro de agua y dada la escasez, sequía extrema y la imposibilidad gubernamental de abastecer con el vital líquido al municipio más afectado, fue necesaria la participación de la iniciativa privada. Esto se hizo con base en la recién aprobada Ley de Asociaciones Público Privadas (APPs) -suscrita durante la actual administración-, ya que dicha ciudad afectó su crecimiento y redujo la captación de inversión, pues “a falta de agua estarían dejando de llegar hoteles u empresas a instalarse a la región”.

Por su parte, el responsable de la ejecución del proyecto en Ensenada por parte de la empresa GS-INIMA, Enrique De la Plata, informó que cuentan con todos los permisos gubernamentales y de impacto ambiental. Aseguró también que no existen riesgos durante el proceso de extracción y devolución de agua de rechazo, la cual sería devuelta a una longitud de 3, 484 metros, mar adentro.

Detalló que la desaladora estaría tratando el agua mediante el proceso de “osmosis inversa”, similar al que se realiza con el agua embotellada, teniendo como resultado agua de buena calidad, en beneficio de los cerca de 100 mil habitantes en Ensenada o de empresas que requieran el servicio de agua potable, la cual tendrá un costo.

 

Cabe destacar, que pese a las bondades que promete traer este proyecto a la región, y a la urgencia de agua potable en Ensenada, aún autoridades de CESPE, CEA y SIDUE -y ninguna otra por parte del Estado-, han ofrecido un aproximado del costo o se han puesto de acuerdo sobre en cuánto podría incrementar el servicio de agua potable en el municipio, sólo aseguran que se buscará fijar una tarifa justa.