Pieles Rojas cambian de piel

Por Dante Lazcano

Prácticamente un siglo de tradición no fue suficiente para que una franquicia como la de los Washington Redskins decidiera cambiar toda su imagen, esto debido a una supuesta presión de patrocinadores como Nike, PepsiCo y FedEx.

Aunque no son los primeros ni los últimos en aplicar el cambio de imagen, mascota o colores a una franquicia, lo lamentable del asunto es que, al parecer por un tema de racismo, este equipo, con el que crecimos y ubicamos como los Pieles Rojas, es cuestión de días para que conozcamos su nueva piel.

Hace siete años Dan Snyder, dueño de equipo y a quien en la capital del país los aficionados no lo quieren debido a que ha hecho todo con tal de quitarle la tradición al equipo, se comprometió a que nunca le cambiaría el nombre al equipo.

Tal promesa se dio en el marco de una gran presión por grupos de indígenas norteamericanos quienes se sentían ofendidos por el uso del nombre de la tribu y el logotipo, seguramente hubo un arreglo económico de dinero y todo quedó planchado pues el tema ya no se tocó.

Los efectos que tendrá la decisión es obvio que serán muy duros en términos de generación de recurso pues no olvidemos que los Redskins se unieron a una lucha que encabezó Al Davis con los Oakland Raiders en el sentido de pagar una franquicia a la NFL y no repartir las ganancias que genera la venta de artículos promocionales.

De hecho ese bloque también lo integraba Jerry Jones de los Dallas Cowboys, quienes no querían que su generación de recursos se repartiera con franquicias como Cincinnati Bengals o Detroit Lions, franquicias que eternamente han presentado pérdida en su operación.

No puedo imaginarme que al Real Madrid le cambien de nombre por el Deportivo Madrid o los Reyes de la Capital, o al Barcelona, pero después de lo sucedido en Washington me queda claro que ya todas las franquicias en el mundo están sujetas a sufrir una reingeniería.

El tiempo se encargará de sanar las heridas quizá con hasta una pronta aparición en un Super Bowl, pero para quienes crecimos con una tradición será casi imposible acostumbrarnos.

Sin casco en 2020

El anuncio que hicieron los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León que no participarán en la temporada 2020 de la Organización Nacional Estudiantil de Futbol Americano (Onefa), no fue más que el preámbulo de lo que sucederá en panorama del deporte de las tacleadas en México.

En Baja California el primer organismo que decidió no tener temporada este otoño en aras de proteger y mitigar a los alumnos que juegan en los programas de la Organización Estudiantil de Futbol Americano (OEFA).

Bien por la OEFA y aunque doloroso por aquellos que cumplían su último año de elegibilidad, al final hay que echar mano de todos los recursos posibles para que la pandemia se pueda detener.

Mis dos centavos

La novela de los Pieles Rojas no ha terminado.