Piden precaución a población ante lluvias y frente frío

De acuerdo al monitoreo y pronósticos meteorológicos regionales, las bajas temperaturas y las lluvias permanecerán en la ciudad. Fotografía: Cortesía

Redacción/Infobaja

Autoridades estatales y de los gobiernos municipales pidieron a la población tomar precauciones ante las bajas temperaturas y lluvias que se esperan esta semana a partir del miércoles 20 de enero.

De acuerdo con los modelos meteorológicos consultados, hay entre 60 y 70 por ciento de probabilidades de precipitaciones en la zona costa de la entidad para el próximo miércoles, sábado y domingo, con temperaturas que podrían descender a los 8 grados centígrados, informó la Dirección de Protección Civil y Bomberos del Ayuntamiento de Playas de Rosarito.

A su vez, el gobierno estatal pidió a la población no bajar la guardia ante la onda gélida, especialmente en menores de cinco años y mayores de 60, considerados los grupos más vulnerables a estos descensos de temperatura.

Ante estas bajas temperaturas recomendaron:

  • Abrigarse bien, sobre todo al menor de 5 años y al mayor de 60 años.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Consumir frutas ricas en vitamina “C” (naranja, limón, toronja, guayaba).
  • Evitar la exposición a contaminantes ambientales, así como evitar fumar en lugares cerrados y/o cerca de niños, ancianos y personas enfermas.
  • Cubrir nariz y boca al toser o estornudar.
  • Lavar los utensilios usados por las personas enfermas con agua caliente y jabón para eliminar las posibilidades de contagio.
  • Ventilar los espacios, así como limpieza de las superficies como mesas, escritorios, etc.

En lo que se refiere a las lluvias, Francisco Javier Arellano Ortiz, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana en Playas de Rosarito, exhortó a la ciudadanía a seguir las recomendaciones emitidas por las autoridades y a llamar a la línea 9-1-1 en caso de suscitarse una emergencia.

Pidió también no cruzar arroyos a pie o en vehículos que presenten alto nivel de agua; evitar circular o manejar por zonas inundadas o encharcamientos fuertes; extremar precauciones al conducir; y mantenerse bien abrigados, especialmente a adultos mayores, enfermos y menores de edad, entre otras medidas.