Pide Policía de Sinaloa usar armas decomisadas al crimen

CULIACÁN.— El gobierno de Sinaloa solicitó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que le proporcione las armas de grueso calibre que en la lucha contra el crimen organizado le han decomisado a los cárteles de la droga.

“Yo fui con esta petición ante el secretario de la Defensa Nacional (Guillermo Galván Galván) para decirle que nuestros elementos estaban puestos para seguir en la lucha, pero que estaban pidiendo que les pudiéramos autorizar usar equipo que ha sido decomisado que esté en buenas condiciones.

“Y que además están dispuestos a recibir la capacitación, porque para usar esas armas se tiene que tener una capacitación”, informó el gobernador  Mario López Valdez.

De acuerdo con el mandatario sinaloense, su gobierno pretende que la Sedena le autorice usar en comodato armas de grueso calibre como los rifles de asalto AK-47, conocidos como cuernos de chivo, así como el fusil antiaéreo Barrett calibre.50, capaz de perforar diferentes estructuras blindadas.

La solicitud, de acuerdo con el gobernador, se hizo con carácter de urgente después de la reciente emboscada donde perdieron la vida siete policías estatales.

“Las armas que portan (los sicarios) y el carro blindado hace que tengan todas las de ganar, y veo que si hoy hemos encontrado en nuestras policías una actitud de enfrentar a los delincuentes, debe de valorarse (la) posibilidad de equiparlos y estar en la misma circunstancia”, argumentó López Valdez.

Dijo que en la reunión que tuvo con el titular de la Sedena, éste ordenó que se revisara el armamento que ha sido decomisado y que esté en buenas condiciones para poder atender esta petición.

Según el mandatario, su propuesta es analizada por las autoridades de la Defensa Nacional, con base en lo que establece el Sistema Nacional de Seguridad, “tomando en cuenta los logros obtenidos” en algunos rubros contra la inseguridad que existe en Sinaloa.

La Sedena cuenta con un búnker en el que resguarda todo el armamento decomisado, incluyendo lo incautado en operativos contra la delincuencia organizada y que, tras los procesos correspondientes, son destruidos.

Baja California, Michoacán, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas y el DF son lugares en los que ha habido mayores decomisos de armas de grueso calibre, la mayoría procedente de Estados Unidos.

(Información obtenida de Excélsior)