Pide EPN a Brasil ayuda para sacar a mexicanos de la pobreza

BRASILIA.- El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, pidió el jueves a Brasil dar a conocer sus experiencias en políticas sociales para ayudar a la población a salir de la pobreza. 

Peña Nieto dijo a periodistas, tras reunirse con la gobernante brasileña Dilma Rousseff, que el país suramericano tiene experiencias exitosas en materia social como las que él pretende aplicar en el gobierno que iniciará el 1 de diciembre.

"Le pedí (a Rousseff) colaboración para conocer experiencias exitosas que nos sirvan en las políticas públicas que tengamos en México para combatir la pobreza, para ayudarle a los sectores que más lo necesitan", declaró Peña Nieto en Brasilia, a donde llegó procedente de Sao Paulo.

Brasil puso en marcha a partir de 2003 un conjunto de programas sociales, como Hambre Cero y Beca Familia, que permitieron a 40 millones de personas salir de la pobreza y engrosar la clase media.

El futuro gobernante mexicano dijo que pidió a Rousseff conocer también la experiencia de modernización de la petrolera estatal Petrobras, que incorporó capital privado para aumentar su competitividad.

"Queremos conocer en mayor profundidad el modelo de modernización de Petrobras, porque es lo que queremos hacer con Pemex (petrolera estatal mexicana), que es una empresa de todos los mexicanos. Con la participación del sector privado se podrá convertir en una empresa más competitiva que favorezca más generación de empleo y nos permita formular políticas públicas, como se ha hecho en Brasil para combatir la pobreza", expresó. 

Peña Nieto llegó a Brasil en la tercera escala de una gira latinoamericana que lo llevó a Guatemala y Colombia, y continuará en Chile, Perú y Argentina.

Para el presidente electo, Brasil y México tienen un gran potencial para incrementar el comercio, que consideró limitado para dos países con una población combinada de más de 300 millones.

En 2011, México exportó a Brasil 5.130 millones de dólares e importó 3.960 millones, lo que le da un saldo favorable de 1.170 millones de dólares.

La relación comercial entre los dos países vivió momentos de turbulencia este año por el abultado superávit mexicano en comercio automotriz, que llevó a Brasil a plantear la salida del tratado bialateral del comercio del sector.

En su lugar, los dos países acordaron establecer una cuota de 1.450 millones de dólares que pueden ser comercializados sin gravamen.

"La relación comercial de México y Brasil puede crecer de manera importante, hablamos (con Rousseff) de tener una mayor apertura y lograr que la relación comercial pueda crecer. El mercado consumidor entre ambos países es grande y los flujos comerciales son muy bajos", comentó.

Consultado sobre el comercio automotriz, Peña Nieto dijo que no fue tratado de manera directa con la líder brasileña, pero consideró que "la mejor forma de darle solución a este tema es ampliar la relación comercial. Más que delimitarla, hay que ampliarla y estoy optimista de que hemos de encontrar la forma de hacerlo".