Personal branding

Por Maru Lozano Carbonell

Es tu marca personal. ¿Qué imagen proyectas para que te consideren competente en el mundo profesional? ¿Cómo te vendes? ¿Te sabes dar a entender y tienes éxito?

Nadie nace sabiendo cómo comunicarse, pero ¡se puede diseñar el estilo propio!  Todo lo que eres y la manera de usar diferentes herramientas, forma la personalidad que das a conocer.

Elabora una lista de cinco personas que admires para observarlos y rescatar sus aspectos positivos en lenguaje verbal y no verbal.

Cuando te encuentres con gente, elige el momento, lugar y condiciones adecuadas para dialogar.

Siempre sé sincero, auténtico e íntegro. Esto se huele porque al relajarte y mostrar veracidad provocarás admiración.

Sé conciso, la brevedad al articular tus mensajes es de agradecerse.

Cuida tu lenguaje y enriquece tu vocabulario. Lee a diario para actualizarte.

Ajusta tu discurso al tipo de personas a quienes les hablas. No todos son iguales ni tienen el mismo interés porque su perfil y perspectiva varían. Si acoplas tus palabras y tu modo, garantizas que se entienda justo lo que tú deseas.

Aborda planteamientos con analogías por medio de historias cuando sea necesario, es que las anécdotas pueden ser estrategias poderosísimas porque activan el cerebro, hace que nuestra comunicación sea agradable, nos hace más persuasivos y acolchonan el camino para hacer llegar la idea principal.

Escucha activamente, es decir, sin interrumpir, sin juicios, haciendo contacto visual, dejando de lado distractores como documentos, celulares, etc. De cuando en cuando, parafrasea lo que escuchaste para que el otro se sienta entendido. Es garantía que cuando alguien se siente interesado por ti, serás atractivo y digno de confianza.

¿Qué recursos y talentos tienes? Haz una pausa y analiza cómo te provees, busca opciones para hacerte mejor día a día.

¿Sabes de tus demás destrezas? Al documentarte y experimentar de diferentes fuentes, descubrirás cómo afilar ésas que no se maquinan solas.

¿Qué tipo de huella deja tu comunicación verbal?

¿Te miras en un espejo de cuerpo entero a diario para saber qué impresión das?

El objetivo es que te “elijan” por lo que sabes hacer y ser. Esta combinación se da en el primer contacto y se llama “energía”. Cuando estás informado, experimentado y con tu sistema de valores bien plantado, nadie dudará en querer estar contigo y de la mano en un proyecto.

El entorno profesional es complicado porque hoy día, gracias a la tecnología, la comunicación ha cambiado y desespera querer sobresalir. La marca personal es evolucionar y esto se contagia, si me gusta crecer dentro de un equipo, no pisaré a nadie, esto me hará distinguido.

En el sitio donde estamos hoy nos tiene que quedar muy claro cuál es el rol y misión, solo así podríamos desempeñarlo asertivamente orientándonos sin duda, a un siguiente peldaño.

Sentirse realizados y satisfechos solo puede lograrse si de verdad hemos realizado por nosotros mismos lo que en cada faceta nos compromete con gusto.

Tu “personal branding” supone que analices tus fuerzas y debilidades, supone que estés dispuesto a cambiar y transformarte en educación continua en una relación constante con tu entorno. Está seguro que siempre serás necesario en alguna empresa. ¡Capacítate siempre!

Cuando consumes cierta marca de productos, esa marca es percibida por ti. ¿Sabes cómo te perciben los demás? ¿Te presentas con personalidad auténtica, clara y constante?